Música clásica desde 1929


Un punto de encuentro de actividades musicales con artistas, instituciones y gestores


Noelia Rodiles

La pianista bajo “El efecto mariposa”

Mayo 2020

Consolidada como una de las pianistas españolas más destacadas, Noelia Rodiles publica su segundo CD, The Butterfly Effect, en el que une a tres compositores románticos con obras escritas para ella por Jesús Rueda, David del Puerto y Joan Magrané (ver crítica del mismo en el número de abril de RITMO).

Acaba de presentar nuevo CD… ¿Qué es The Butterfly Effect?

Es un proyecto pensado para que los oyentes no huyan despavoridos cuando oigan “música contemporánea”, para que descubran que hoy se escribe nueva música extraordinaria y muy cercana y a la vez que ésta puede convivir perfectamente con el gran repertorio. Por eso he reunido a tres autores románticos por los que siento gran predilección, con tres de los autores españoles más reconocidos de los últimos lustros: dos Premios Nacionales de Musica como Jesus Rueda y David del Puerto y un Premio Reina Sofía, como Joan Magrané. A ellos les encargué que escribieran obras inspiradas de manera absolutamente libre en Papillons de Schumann, las Canciones sin palabras Op. 30 de Mendelssohn y el Adagio D 178 de Schubert, respectivamente. Tengo que confesar que había pensado otro título pero al final el disco tomó el nombre de la propia Sonata n. 5 de Rueda, “The Butterfly Effect”, porque, aparte de una ser una obra espectacular, refleja muy bien el espíritu del proyecto, este “efecto mariposa” por el que obras maravillosas de tres grandes románticos dejan sentir sus efectos dos siglos después en tres creadores actuales.

¿Cómo fue su trabajo con esos tres compositores (Rueda, Del Puerto y Magrané) en su doble faceta: persona que encarga las obras y las interpreta?

Es una experiencia sin parangón, totalmente distinta a tocar música ya consagrada y de autores no vivos: encargas unas obras y no tienes la más remota idea de qué van a escribir para ti, es como un salto al vacío, un acto de fe musical. ¡Imagínate que no te gusta o no te sientes a gusto con ellas después de tanto trabajo! Pero no sólo no tuve que disimular, sino que superaron con creces mis expectativas. Cuando las empecé a estudiar fue emocionante ir descubriendo que esas obras que habían escrito para mí eran maravillosas.

Beethoven ha estado muy presente en sus últimos conciertos, pero también ha participado, por ejemplo, en proyectos de fusión entre clásica y jazz. ¿Con qué repertorio se siente más cómoda o le resulta más cercano?

Más de uno podía temer que este año acabáramos saturados de Beethoven, pero no hemos hecho más que constatar su grandeza y nos morimos de ganas de seguir celebrando el año Beethoven. Sus Sonatas han estado muy presentes en mis últimos recitales y creo que para un pianista tocarlas es, además de un reto, un auténtico regalo. Pero también me encanta combinar estilos; creo que si se hace de forma inteligente se pueden acercar al público obras que de otra manera podrían resultar más inaccesibles.

La pasada temporada tuvo la ocasión de estrenar en España y México la Partita n. 4 para piano y orquesta del compositor asturiano Julián Orbón (1925-1991), ¿cómo fue esta experiencia?

Siempre que recuperas una obra, alguien puede sospechar que el interés de dicha exhumación es meramente musicológico. Pero en el caso Orbón creo sinceramente que es el gran desconocido de la música española. En concreto, la Partita n. 4 (1985) es, en mi opinión, una de las mejores obras para piano y orquesta del siglo XX. Poder recuperar esta obra maestra, que incomprensiblemente no se había estrenado aún en el país natal de su autor, tocarla con dos orquestas fantásticas (Orquesta de la Comunidad de Madrid y Filarmónica de Querétaro) fue una vivencia emocionante. Y la excelente acogida confirmó que es una obra que merece ser tocada muy a menudo.

También participa en proyectos de música de cámara y ha actuado recientemente junto al mítico Cuarteto Talich. ¿Cómo ha sido esta colaboración? ¿Van a continuar trabajando juntos?

La música de cámara es esencial para un intérprete y disfruto mucho haciéndola. El Cuarteto Talich es un grupo de un nivel altísimo y hacer música con ellos es una gozada. Con la incertidumbre de estos meses, ahora estamos a la expectativa, pero tenemos muchas ganas de volver a actuar juntos.

¿Dónde le veremos en los próximos meses, cuando se recupere la normalidad?

Como todos los músicos he sufrido cancelaciones que me han impedido tocar en sitios como el Pabellón Mies de Barcelona, el Círculo de Bellas Artes de Madrid o el Auditorio Víctor Villegas de Murcia, entre otros. Hay que aplaudir que los programadores están mostrando una encomiable predisposición a reubicarlos en cuanto sea posible. Aparte de eso, estoy aprovechando para zambullirme en nuevos repertorios que presentaré la próxima temporada en la Fundación Juan March, el Auditorio 400 del Museo Reina Sofía o el Festival de Música de Yucatán (México), entre otros lugares.

por Lucas Quirós

www.noeliarodiles.com

Foto: En su última grabación, la pianista Noelia Rodiles convoca a dos generaciones de compositores en un único encuentro.
Crédito: © Carmen Ballvé

293
Anterior Juan Carlos Rodríguez
Siguiente Ivan Pochekin

Selector de temas