Música clásica desde 1929


Un punto de encuentro de actividades musicales con artistas, instituciones y gestores


Nikolai Demidenko

Un piano sinfónico

Octubre 2019

Escuchar en vivo a Nikolai Demidenko es una experiencia. Su portentosa elegancia como músico se funde con un apabullante sonido de raíces sinfónicas. Pude comprobarlo en vivo con un Segundo Concierto de Brahms de los que dejan huella. De hecho, el propio Demidenko insiste en hablar de sonido y color al referirse a Beethoven: “no escribía para los instrumentos de su época, sino para pianos mucho más sofisticados, con mucha fuerza y muchos colores, como los Steinway, Bechstein o Fazioli”. Estas cualidades, color y fuerza, entiéndase intensidad, son cualidades perfectamente identificables en el pianista nacido en Anisimovo y residente en España. Solo hace falta repasar su abundante discografía (no hace falta ya poseer discografía física, hoy en día sus discos están accesible a un clic con Spotify, Naxos Music Library…) para comprobar su poderío y finura, propia de un importantísimo alumno de Dmitri Bashkirov. Precisamente Demidenko reconoce la importancia de la escuela rusa, de la que generosamente comparte sus conocimientos y su visión. Artista de Ibermúsica, inaugura la temporada de la Orquesta Sinfónica de Radio Televisión Española interpretando el Segundo Concierto de Prokofiev, “una página increíblemente oscura que no proporciona al oyente ningún momento de relax”, dirigido por el nuevo titular de la OCRTVE, Pablo González.

Tras toda una carrera como la suya, ahora se puede permitir “incumplir” algunas reglas… ¿Quién es Nikolai Demidenko en 2019?

De alguna forma, siento que no tengo que incumplir unas reglas que no conozco, tan sólo continuar este largo y duro camino de aprendizaje, entendimiento e interpretación musical.

Regresa a España en octubre para interpretar el Segundo Concierto de Prokofiev con la Orquesta de RTVE. En su madurez, sigue siendo esta una obra de híper virtuosismo, o la ve desde otra perspectiva…

Este concierto es tremendamente difícil, pero desde luego no lo definiría tan sólo como “pieza virtuosística”. De hecho, fue comenzado como un Requiem en memoria de Maximilian Schmidhof, un amigo de Prokofiev que se había suicidado. Prokofiev estaba tan conmocionado por este hecho que comenzó a escribir un Requiem, pero tras varias páginas se dio cuenta que lo que estaba escribiendo se parecía más a una cadencia, por lo que decidió escribir un concierto para piano. Es una página increíblemente oscura que no proporciona al oyente ningún momento de relax… Pero, ¿qué podíamos esperar dadas las circunstancias de su composición? Es una obra única y genial.

¿Qué es Chopin en su vida? Por su discografía y su actividad, por ejemplo, acaba de regresar del Festival Chopin de Polonia, vemos que está muy vinculado al polaco…

El Festival “Chopin y su Europa” de Varsovia es siempre una gran experiencia; perfectamente organizado, con una programación muy interesante, con la sala siempre repleta y una atmósfera general maravillosa. Además, Chopin y su música significan muchísimo para mí. El polaco no era un compositor romántico como mucha gente piensa, él mismo afirmó: “No tengo nada que ver con el romanticismo; tan sólo intento continuar las tradiciones de Bach y Mozart”. Pero dentro de sus estructuras clásicas es dónde él desplegaba su personalidad, una personalidad única con un idioma propio. Chopin creó nuevas formas de tocar el corazón y el alma de la gente, introdujo muchas innovaciones en la técnica pianística y consiguió que el mundo prestara atención a la cultura polaca.

Tampoco puedo dejar de preguntar por el lugar de Beethoven, aprovechando que en 2020 se conmemora al genio…

Hablamos de otro compositor que era un genio y que cambió el mundo a través de la música. Es casi único (el único compositor que en mi opinión hizo algo similar fue Sergei Prokofiev, anota Demidenko tras acabar la pregunta), ya que compuso adelantándose mucho a su tiempo. Es ahora cuando comenzamos a apreciar realmente algunos de sus trabajos y, si hablamos del piano, parece que Beethoven no escribía para los instrumentos de su época, sino para pianos mucho más sofisticados, con mucha fuerza y muchos colores, como los Steinway, Bechstein o Fazioli. También trasformó por completo la forma de escribir para la orquesta, dando un salto de gigante respecto a Haydn y Mozart; el siguiente gran cambio en el mundo sinfónico sería obra de Berlioz con su Sinfonía Fantástica.

Su discografía es muy importante y ha sido muy premiada, ¿hasta qué punto el disco es un elemento esencial para intérprete o para un pianista?

Las grabaciones son extremadamente importantes para todo intérprete, porque nos permiten compartir nuestras visiones y sentimientos de forma diferente en comparación con los conciertos en vivo. Yo pienso en este hecho de la siguiente forma: es como la cirugía plástica, que te permite seleccionar la mejor toma y te permite acercarte más a lo que tienes en mente. Por otra parte, tocar para unos pocos micrófonos no es lo mismo que tocar para una audiencia atenta. Personalmente, disfruto de ambas experiencias.

¿Cuántos pianos tiene en casa?

Sólo tengo uno, pero estoy enamorado de él.

¿Qué significado tiene para usted ser artista de Ibermúsica?

Primeramente, una gran responsabilidad, por lo que estoy decidido a hacer todo lo que pueda para dar a corresponder esta responsabilidad. El equipo es maravilloso, todos muestran un profundo conocimiento musical y también conocen perfectamente el lado más empresarial de este mundo. Llevan trabajando más de 50 años y, sin duda, Ibermúsica y Alfonso Aijón han aportado muchísimo a la cultura española e internacional.

Pertenece a la gran tradición rusa, ¿qué es esto exactamente para usted?

Una oportunidad para compartir mis conocimientos y mi visión. Aunque no debemos olvidar que la tradición pianística rusa comenzó por el compositor e interprete irlandés John Field, quién vivió en Rusia y enseñó allí a muchos compositores e intérpretes. Su influencia artística fue tan poderosa que incluso Frederik Chopin, cuando escuchó a Field en París, estaba tan impresionado que cambió su forma de escribir e interpretar música para convertirse en el Chopin que todos conocemos y amamos. La música rusa y la forma de tocar el piano rusa es diferente a la manera occidental pero, en mi opinión, ambas se complementan. El contexto y el fondo cultural también son diferentes, pero ahora estamos viendo como ambas culturas se están acercando.

Es de los que tocan Bach como primera actividad intelectual de cada día…

Bach es mi compositor predilecto, el mejor compositor. Si prestas atención a cómo los compositores expresan sus sentimientos con la música, te das cuenta que no hay emoción humana que no puedas encontrar en las obras de Bach; él expresa absolutamente todas. Mozart, Schubert, Beethoven o Chopin se acercaron mucho, pero en cada uno de ellos hay algunos aspectos emocionales que no se tocan. Bach es sinónimo de universo.

¿Qué nueva obra importante tiene en mente para abordar en su repertorio?

Prefiero hablar sobre esas obras cuando realmente las conozca profundamente. Lo único que puedo afirmar es que la vida no es suficientemente larga como para poder aprender e interpretar todas las obras que me gustaría…

La vida del pianista es la vida de un ser que debe emplear gran parte de su vida en estudiar para alcanzar la perfección… ¿Se ha dejado muchas otras cosas en el tintero?

Bueno... La vida del músico es un poco como un embarazo; una mujer no puede estar embarazada durante tres horas al día. Es o todo o nada. Incluso cuando duermo, la música continúa sonando en mi mente. Y sí, naturalmente esto implica sacrificar ciertas cosas como las vacaciones, los fines de semana… Porque como músico estás siempre trabajando, o con el instrumento, o con las partituras o simplemente reproduciendo música en tu cabeza. En otras palabras, la música para los músicos es una forma de vivir.

Rusia, Reino Unido, España, con cual se queda… O deme una razón para amar cada país…

Rusia y el Reino Unido me han permitido convertirme en lo que soy. España me permite continuar, ofreciéndome incontables experiencias humanas y culturales. España es historia viva de alguna forma y a dónde quiera que vayas puedes encontrar fantásticas formas de inspiración.

Esperemos verle de nuevo por España, tras esta presencia en octubre. Un placer.

Muchas gracias, pero como ahora vivo en España, ¡no desapareceré!

por Gonzalo Pérez Chamorro
(traducción de Clara Sánchez)

www.ibermusica-artists.es/es/artistas/33/nikolai-demidenko

www.demidenko.net

Crédito Foto: © Mercedes Segovia

CDs premiados de DEMIDENKO

F. CHOPIN (ONYX)
PRELUDES / SONATA NO.3
MIDEM 2010 “SPECIAL CHOPIN AWARD” in “NEW RECORDING” category.

F. CHOPIN (AGPL)
AWARDS: Preis der Deutschen Schallplatten Kritik

J.S. BACH – BUSONI (HYPERION RECORDS)
PIANO TRANSCRIPTIONS VOL.2
AWARDS: Preis der Deutschen Schallplatten Kritik

S. PROKOFIEV (HYPERION RECORDS)
REEDITADO EN 2015 (GRABADO EN 1995)
PIANO CONCERTOS NOS. 2 & 3
AWARDS: CHOC DU MONDE DE LA MUSIQUE, FRANCE

DEMIDENKO PLAYS RACHMANINOV (Hyperion)
AWARDS: BBC MUSIC MAGAZINE BEST OF THE YEAR / DIAPASON D´OR

N. MEDTNER / S. RACHMANINOV
MUSIC FOR TWO PIANOS

AWARDS: GRAMOPHONE EDITORS´S CHOICE

DEMIDENKO PLAYS MEDTNER
AWARDS: GRAMOPHONE EDITOR´S CHOICE

N. MEDTNER - THE ROMANTIC PIANO CONCERTO
AWARDS: GRAMOPHONE AWARD WINNER 1992 /
LUISTER CD VAN HET JAAR 1992

P. TCHAIKOVSKY
A. SCRIABIN
PIANO CONCERTOS

AWARDS: BEST OF THE YEAR, BBC MUSIC MAGAZINE / BEST CONCERTO RECORDING OF THE YEAR, CLASSIC CD

467
Anterior XXV Ciclo Internacional de Órgano de Torreciudad
Siguiente Christoph König