Música clásica desde 1929


Un punto de encuentro de actividades musicales con artistas, instituciones y gestores


Mariano García

Naturalidad y sencillez en el violonchelo

Mayo 2020

Violonchelista refinado y muy elogiado por la crítica, Mariano García nos habla de su carrera y sus proyectos: de Kabalevsky a Saint-Saëns, pasando por Beethoven.

Recientemente el crítico musical Justo Romero decía de usted que es "uno de los más refinados y dotados instrumentistas surgidos de la Comunidad Valenciana en las últimas décadas". ¿Como se llevan esos elogios?

Me siento muy orgulloso de que Justo Romero me dedique estas palabras y le estoy muy agradecido. Lo escribió después de escuchar mi concierto junto al pianista Jorge Nava, en el que interpretamos las dos Sonatas de Brahms y piezas de Schumann. Me emocioné mucho cuando leí su crítica, porque era un programa muy exigente. La verdad es que me siento muy afortunado porque la crítica siempre me ha tratado muy bien y eso me anima a seguir trabajando con la misma intensidad que lo he hecho siempre.

Háblenos de su formación y de los músicos que más le han influido…

He tenido la suerte de contar con dos grandes profesores como Lluís Claret y Asier Polo, que han sido mis principales influencias. Lluís Claret me exigía muchísimo y me ayudaba a resolver las dificultades que presenta un instrumento como el violonchelo. Su dominio técnico era tan grande que uno siempre deseaba hacer absolutamente todo como él. Ese afán por aprender de mi maestro me empujó a avanzar paso a paso en mi carrera. Asier Polo me animaba a replantearme cada sonido, cada movimiento que pudiera hacer con el violonchelo: el vibrato, el digitado, el arco... Es un músico muy expresivo con el que exploré las opciones técnicas para expresar todo aquello que sentía al leer una partitura. A ambos les estoy muy agradecido por cómo me trataron y por ayudarme a ser el chelista que soy.

Ha interpretado como solista los grandes conciertos para violonchelo (Schumann, Dvorák, Saint-Saëns, etc.), sin embargo, esta temporada ha elegido una obra menos conocida, el Concierto n. 1 de Kabalevsky, que iba a interpretar junto con la Orquesta de Valencia bajo la dirección de Josep Vicent. ¿Que nos puede contar sobre esta obra?

Al inicio de una carrera estás deseando interpretar los grandes conciertos como los que menciona, o los Haydn, Tchaikovsky... Pero tras haber tenido la suerte de enfrentarme a estas partituras, puedo seguir incorporando nuevas obras al repertorio. Cuando el Palau de la Música de Valencia me propuso hacer un concierto esta temporada, me pareció una buena ocasión para descubrir al público este Concierto de Kabalevsky. Se trata de una obra preciosa, estrenada en 1948, en el que los temas melódicos son presentados con un encanto muy especial, impregnados de entusiasmo y de un lirismo inspirador. Además, me hace mucha ilusión volver a trabajar con Josep Vicent, porque lo conozco de hace muchos años y sé que nos vamos a entender a la perfección.

Está colaborando regularmente con el pianista Jorge Nava, junto al que le hemos visto en el festival Clásicos en Verano de Madrid, en el ciclo "Cambra al Palau" del Palau de la Música de Valencia o en Portugal y con el que ha grabado varios vídeos que pueden verse en su web. ¿Cómo es su colaboración con él?

Jorge es un pianista con una gran técnica, muy despierto, muy ágil y con quién me entiendo muy bien. Con él todo es fácil. La primera vez que escuché a Jorge fue interpretando el Concierto n. 3 de Rachmaninov; me impresionó y me gustó tanto que le propuse grabar conmigo unos vídeos para mi web. Desde el principio hubo mucha química entre los dos e hicimos unos vídeos preciosos. Desde entonces no hemos parado de hacer proyectos juntos. Ahora estamos con la integral de Beethoven, un proyecto que hemos abordado con mucho respeto, pero también con mucha ilusión.

Se destaca de usted el virtuosismo técnico, que es un chelista hondo, sensible, maduro… ¿Cuáles diría que son sus principales características como músico?

La crítica siempre ha destacado la agilidad y la rapidez con la que resuelvo las dificultades de cualquier partitura. También, la sensibilidad a la hora de buscar los matices apropiados para cada momento. Desde mi experiencia, me quedo con el esfuerzo que me impongo en ser detallista, intentando mostrar de manera clara y expresiva aquello que interpreto, pero, al mismo tiempo, aportando naturalidad y sencillez. Lo más importante para mí es poder llegar al público y ser capaz de emocionarlo; por eso intento cuidar el más mínimo detalle y transmitir toda la intensidad y emoción de la partitura sin perder mi personalidad. Creo que un buen instrumentista ha de ser ágil, brillante, extrovertido, pero también profundo, íntimo, delicado… Intento siempre encontrar ese difícil equilibrio entre todo ello.

¿Está aprovechando el confinamiento para preparar nuevos proyectos? ¿Dónde le veremos próximamente?

Si las circunstancias lo permiten, además del Concierto n. 1 de Kabalevsky con la Orquesta de Valencia y de la integral de Beethoven para piano y violonchelo con Jorge Nava, que interpretaré próximamente, estoy preparando un programa de música francesa con obras de Saint-Saëns, Fauré, Ravel y Debussy. En el 2021 se celebra el 100 aniversario de la muerte de Saint-Saëns y me apetece mucho homenajear a este gran compositor por las maravillosas obras que dedicó a mi instrumento.

por Lucas Quirós

www.marianogarcia.es

Foto: He tenido la suerte de contar con dos grandes profesores como Lluís Claret y Asier Polo, que han sido mis principales influencias”, indica Mariano García.
Crédito: © Michal Novak

1691
Anterior Francisco José Gil
Siguiente Eduardo Fernández