Música clásica desde 1929


Un punto de encuentro de actividades musicales con artistas, instituciones y gestores


Maciej Pikulski

El mago del piano

Julio 2020

RITMO entrevista en exclusiva a Maciej Pikulski, gran pianista internacional que ha ofrecido más de 300 conciertos en cinco continentes y en salas como Carnegie Hall, La Scala de Milán, Teatro Real, la Monnaie, Concertgebouw, Teatro Colón, Théâtre des Champs Elysées, Salle Pleyel, Barbican, Musikverein, etc. Además, ha grabado 15 CD y 2 DVD y ha acompañado a algunas de las grandes voces de nuestro tiempo (José Van Dam, Renée Fleming, Diana Damrau, Thomas Hampson, Natalie Dessay, Felicity Lott, etc.). Maciej Pikulski acaba de publicar el disco “Liszt in Italy”, con el sello discográfico Orpheus Classical.

Su nuevo disco está completamente dedicado a Franz Liszt. ¿Siente una afinidad particular por este compositor?

Sin duda. Mi profesor en el Conservatorio de París, Dominique Merlet, adoraba a Liszt e incluyó muchas de sus obras en sus programas de conciertos. En sus consejos de interpretación, insistía mucho en un toque potente, brillante y cantabile. Clive Britton, mi otro maestro, heredó una ascendencia lisztiana directa: su maestro fue el gran Claudio Arrau, alumno de Martin Krause, quien a su vez fue alumno y secretario de Liszt. Liszt era sensible al lirismo y al color, y también tenía un temperamento exuberante y a menudo tormentoso, que lo empujaba constantemente a superar los límites de su instrumento. Sus obras para piano son verdaderos poemas, diarios de viaje, visiones que exigen un gran compromiso creativo por parte del intérprete.

Mencionó anteriormente el gran lirismo de los escritos de Liszt y su amor por la ópera. ¿Su profesión como acompañante de grandes voces también le ha acercado a este compositor?

Sí, bastante. Acompañar a los cantantes te sumerge constantemente en la poesía y en los argumentos de la ópera, donde cada nota musical esconde un significado adicional. Y esta búsqueda de significado detrás de los sonidos se integra muy bien en el mundo de Liszt. El canto lírico es también la respiración, el apoyo de todo el cuerpo y el compromiso físico, y la relación casi apasionada que los cantantes tienen con su propio instrumento, algo que se acerca a lo que Liszt sentía con su piano. El canto es también el legato, el vibrato y la riqueza de las resonancias armónicas, y Liszt fue, que yo sepa, el único compositor que puso en sus partituras para piano la indicación vibrato. Y, por supuesto, está el repertorio. En mi carrera de acompañador, he interpretado mucho los Lieder de Schubert, que más tarde tuve el gran placer de trabajar y grabar en su versión transcrita para piano solo por Liszt. Además, mi experiencia como acompañante de arias de ópera me permitió acercarme a Bellini, Donizetti y Verdi, y luego me ayudó a interpretar las paráfrasis que Liszt hizo de ellas.

Ha hablado del temperamento ardiente de Liszt y su imaginación poderosa y orquestal. ¿Qué hay de Chopin, su compatriota polaco?

Es una gran pregunta. En mi opinión, Chopin tiene una estética diferente y las referencias a los colores y al grosor de la orquesta son menos frecuentes. Chopin cultiva la misma pasión e intensidad, con grandes oleadas de notas, pero éstas están más asociadas a un melodismo y de un refinamiento permanente. Todo es un poco menos salvaje, menos grueso, más delicado y armonioso. La analogía entre música y literatura o la idea de la música programática también parece ser menos preocupantes para Chopin. Sin embargo, es interesante especificar que Chopin dijo en una de sus cartas: “Franz Liszt está en una habitación vecina tocando una de mis piezas y, a veces, me gustaría mucho poder imitar su forma de interpretar mis propias obras”.

Para volver a su disco “Liszt in Italy”, publicado con el sello Orpheus Classical, ¿qué le hizo decidir las obras? ¿Y por qué esta temática italiana?

Simplemente porque comparto el amor de Franz Liszt por este país. Liszt adoraba Italia, vivió en la ciudad de Como con Marie d'Agoult en los años 1837-1839, luego en Roma en 1861-1869. Llamó a Italia “Querida tierra del cielo”, y le dedicó sus libros segundo y tercero de sus Años de Peregrinaje, e indirectamente una gran parte de sus paráfrasis de ópera. Yo mismo viví en Italia hace muchos años, y aún hoy sigue siendo un periodo maravilloso que recuerdo con cariño, ya que me encantó la gente, el idioma, los paisajes, la arquitectura y el patrimonio histórico de tantos lugares mágicos. Con respecto a la elección de las obras, no quería grabar un ciclo completo, sino reunir algunas piezas de Liszt que me gustan particularmente y que tienen a Italia como tema de origen. Por lo tanto, este disco es un pequeño cuaderno de peregrinación personal.

por Lucas Quirós

www.orpheusclassical.com

www.maciej-pikulski.org

Foto: “Las obras para piano de Liszt son verdaderos poemas, diarios de viaje, visiones que exigen un gran compromiso creativo por parte del intérprete”, indica el pianista.

164
Anterior Festival Internacional de Guitarra de Madrid
Siguiente Félix Ardanaz

Selector de temas