Música clásica desde 1929


Un punto de encuentro de actividades musicales con artistas, instituciones y gestores


Francisco Valero-Terribas

El director que ha enamorado a Venezuela

Octubre 2019

El director español Francisco Valero-Terribas, representado por Iberkonzert, estuvo por primera vez en Venezuela para realizar un trabajo artístico-musical y presentarse en concierto con la Orquesta Sinfónica de Falcón, dirigiendo un programa denso que incluyó la Obertura Egmont de Beethoven, la Suite del Lago de Los Cisnes y Francesca da Rimini, de Tchaikovsky. El director nos describe con gratitud en esta entrevista su experiencia con la Sinfónica de Falcón, mostrándose encantado con la vocación y el compromiso de sus músicos, así como del ambiente de trabajo. El maestro Francisco Valero-Terribas ha sido calificado por especialistas como “uno de los jóvenes directores más interesantes de los últimos años”, con una creciente reputación apoyada por algunos de los mejores maestros, como Lorin Maazel, Bernard Haitink o David Zinman.

Por su parte, la Orquesta Sinfónica de Falcón disfrutó de este programa con el director Francisco Valero-Terribas, como resaltó Rubén Capriles, director musical de la Orquesta Sinfónica de Falcón:

“El maestro Valero-Terribas supo cosechar de primera mano un trabajo altamente fructífero con la Orquesta Sinfónica de Falcón con un repertorio difícil y de alta intensidad. Esperamos su pronto regreso para que nuevamente profundice el trabajo creador y musical en la Orquesta y deleite con sus maravillosas interpretaciones al público falconiano”

¿Ha sido esta su primera visita de manera profesional a Venezuela?

No había tenido nunca la oportunidad de dirigir en Venezuela y ni había podido visitarla. Estuve hace unos años a punto de viajar a Caracas con uno de mis maestros que dirigía la Orquesta Sinfónica Simón Bolívar e iba a tener la oportunidad de conocer de primera mano al Maestro José Antonio Abreu y El Sistema, pero quedó truncado por una cancelación de último minuto. 

¿Cuál fue el programa interpretado con la Orquesta Sinfónica de Falcón?

Interpretamos un programa con la Obertura Egmont de Beethoven, la Suite del Lago de Los Cisnes y Francesca da Rimini de Tchaikovsky. Es un programa denso y de amplio alcance que siempre supone una piedra de toque para cualquier orquesta sinfónica. El grado de efectividad de la orquesta ha sido excepcional y su capacidad de trabajo y resultados en interpretación han sido verdaderamente impresionantes.

¿Qué impresiones tiene sobre el trabajo musical de la Orquesta Sinfónica de Falcón?

He quedado absolutamente encantado con la vocación y el trabajo de sus músicos, que ofrecen lo mejor de sí mismos en cualquier ámbito. Es excelente comprobar las diferentes sensibilidades y proyecciones musicales que se unen en este proyecto con un ambiente maravilloso de trabajo y de respeto por la música y por el proyecto social que abanderan. De este buen hacer es, sin duda, gran parte mérito del maestro José Maiolino, fundador de la misma y de su director artístico, el maestro Rubén Capriles, que imprime sus capacidades musicales y de gestión a todo el proyecto.

¿Conoce el proyecto social El Sistema y sus alcances?

El Sistema es bien conocido en todo el mundo y máxime en España, donde a pesar de no implementarlo, se ha distinguido al Maestro Abreu como creador de El Sistema con uno de los galardones de mayor calado internacional, el Premio Príncipe de Asturias. No obstante, he tenido la oportunidad de trabajar y conocer proyectos inspirados en El Sistema en Brasil. Ahora, además y gracias a la gentileza de los maestros Maiolino y Capriles, pude visitar las instalaciones en Coro y conocer algunas de sus agrupaciones, profesorado y perspectivas de futuro. Me ha sorprendido comprobar la entereza con que se mantienen los valores, los principios y la ética que inspira este movimiento de desarrollo cultural y generacional, la cantidad de familias a las que llega, el grado de satisfacción que pude observar en las caras de los niños y el nivel técnico y musical desarrollado a tan corta edad. He visto a niños interpretar piezas musicales con una solvencia y dignidad, a pesar de todas las dificultades de materiales y equipamientos, que me convencen de un futuro musical extraordinario.

¿Cómo perciben en el exterior, por ejemplo en Europa y España, el trabajo de El Sistema?

En Europa, El Sistema es fruto de admiración, somos conscientes de su naturaleza y de su desarrollo. Nos ha brindado una nueva visión para el trabajo musical y la capacidad de acción social de la música que hemos de integrar en nuestros proyectos con jóvenes y saberlos adecuar a las diversas situaciones y contextos de nuestros países tan diversos. También, es necesario manifestar el grado de implicación, de compromiso, la cultura del esfuerzo, la solidaridad y tantos otros valores que la música y la sociedad europea había ido perdiendo y que gracias a movimientos como El Sistema nos ha devuelto la confianza y esperanza en las nuevas generaciones y en el futuro de la música clásica.

¿Tendremos la oportunidad de verle de nuevo dirigir la Orquesta Sinfónica de Falcón?

Por supuesto. Ha sido un enorme placer y, además porque estoy absolutamente convencido de que su nivel y proyección van a continuar imparables.

De su reciente actividad han resultado algunos premios…

Sí, es cierto, he sido semifinalista en el Concurso Internacional de Dirección de Almaty e igualmente he sido seleccionado como semifinalista del Concurso Siemens, por el que estaré al frente de la prestigiosa The Hallé Orchestra de Manchester el próximo febrero de 2020. Y ampliando, puedo concretar también que estaré en la nueva temporada 19/20 de la Orquesta de Extremadura, en el Ciclo de Música Antigua de Palma de Mallorca, así como de nuevo en Brasil, Venezuela y México y en los ciclos de Palma Cultura.

por Nesyerling Valera *
(* para Fundamusical Bolívar)

http://valeroterribas.com

www.orquestasinfonicadefalcon.org

Foto: El director de orquesta español Francisco Valero-Terribas visitó por primera vez Venezuela para dirigir y presentarse en concierto con la Orquesta Sinfónica de Falcón.
Acred: © Michal Novak

Crítica - Afortunado Regreso
 Río de Janeiro

La Orquesta Petrobras Sinfónica regresó al palco del Teatro Municipal de Río de Janeiro tras el buen recuerdo del pasado concierto de temporada bajo las órdenes del maestro Arturo E. Diemecke. En el atril, partituras de Villa-Lobos, Rezende y Rachmaninov, en el tercer concierto de la serie Djanira con la dirección del maestro español Francisco Valero-Terribas, revalidando las altas expectativas de sus actuaciones anteriores. Y es que la popularísima pero siempre difícil Bachianas brasileiras n. 4 gozó de un aliado perfecto en la batuta de Valero-Terribas, que buscó la definición del matiz y obtuvo un sonido empastado de la OPES, con un excelente sentido del rubato, alcanzando brillantes resultados en su Preludio y en el Canto do Sertao.

Gran acierto la programación del estreno absoluto de Liame para trombón y orquesta, de la polifacética e incansable divulgadora de la música de vanguardia en nuestro país, Marisa Rezende. Pieza de extrema dificultad para el solista, con registros extremos que encuentra en su aparente sencillez el mayor de los desafíos. Encontró gran complicidad en el trombón de J. Luiz Areias, solista de la propia OPES, que hilvanó las diferentes secciones del discurso con sutiles pianísimi en connivencia con la dificultad sintáctica de la obra.

Ya en la segunda parte pudimos disfrutar de una apasionada Sinfonía n. 3 de Rachmaninov. Una versión muy remarcada de esta siempre complicada Sinfonía del ruso, que traslada sus propios desafíos estructurales al pentagrama y en las que pudimos disfrutar de excelentes intervenciones solistas, entre las que cabe destacar la trompa de Philip Doyle o el violín del spalla Ricardo Amado. Valero-Terribas exhibió una dirección expresiva y hábil, obteniendo plena complicidad de una OPES que siguió con atento entusiasmo cada uno de los detalles propuestos por el español. Lectura plagada de contrastes con énfasis en la sutileza orquestal y la expresividad melódica frente a la densidad sonora y virtuosismo instrumental, alcanzando un punto idóneo de fusión y entendimiento entre escenario y podio.

por Leonardo Matos

Orquesta Petrobras Sinfónica / Francisco Valero-Terribas.
Obras de Villa-Lobos, Rezende y Rachmaninov.
Teatro Municipal, Río de Janeiro.

 

245
Anterior Airam Hernández
Siguiente Johannes Held