Música clásica desde 1929


Un punto de encuentro de actividades musicales con artistas, instituciones y gestores


Florian Klaus Rumpf

El sueño de la mandolina

Septiembre 2022

Desde Hamburgo, Florian Klaus Rumpf ha registrado para el sello Ars Produktion un disco con cuatro tipos de mandolinas, “cada instrumento representa una parte diferente de la ciudad”, afirma Rumpf. Y el hecho de encontrarnos además con un programa de obras prácticamente desconocidas, lo hace aún más atractivo: “podemos sorprender a los oyentes una y otra vez con cosas nuevas que no hubieran esperado de nosotros”.

Nos encontramos con cuatro diferentes mandolinas o instrumentos de la familia, ¿esto enriquece la grabación?

Debido a los diferentes timbres y tonos de los instrumentos, con la mandolina y la mandolina barroca tocando en el rango de soprano, la mandola, o mejor mandolina de octava en el rango de tenor, y el laúd cantabile llegando al rango de bajo, su uso enriquece y aporta variedad a la grabación. Es muy cercano a mi corazón mostrar lo que el mundo de la mandolina puede ofrecer al público. También se podría comparar la familia de la mandolina con una ciudad como Hamburgo. Cada instrumento representa una parte diferente de la ciudad. Todos tienen su propio encanto y su propio tono. Sin embargo, están conectados entre sí. Hablan el mismo idioma y usan las mismas calles. Vale la pena escuchar cada instrumento, al igual que vale la pena visitar cada distrito.

El CD puede estar hecho por varios bloques, como instrumentos o repertorio, desde la antigüedad a nuestros días… ¿Nos hace un resumen del porqué del disco?

Dado que asocio las piezas individuales con los hitos de Hamburgo en las notas del disco, un criterio para las composiciones seleccionadas es que son independientes y no constan de varios movimientos. La mandolina también es un territorio nuevo para la mayoría de los oyentes. Por lo tanto, me aseguré de que la música fuera fácilmente accesible a mi audiencia normal, pero todavía deberían ser artísticamente interesantes para mí. Podría decidir esto último yo mismo. Pero para tener una idea del gusto del público, probé cada pieza varias veces en conciertos, de este modo sólo se consideró apropiado para el CD lo que recibió aprobación. En el proceso, experimenté muchas sorpresas. El Allegro WKO 198 de Abel, por ejemplo, fue inesperadamente bien recibido. Con otras piezas tuve que admitirme que su tiempo aún no había llegado. Creo que he logrado armar un programa que muestra la versatilidad musical de mis mandolinas, atrae a la audiencia y es artísticamente emocionante.

¿Cómo es la mandolina y su familia en una ciudad como Hamburgo?

La mandolina, como en muchos lugares como Hamburgo, claramente no tiene el grado de popularidad como, por ejemplo, la guitarra o el violín. Sin embargo, a través de artistas tan fabulosos como Avi Avital las cosas han cambiado aquí en los últimos años. La presencia más frecuente del instrumento en las salas de la Laeiszhalle y la Elbphilharmonie ha traído la mandolina al campo de visión de la audiencia, que de otro modo solo la conoce de la Séptima Sinfonía de Mahler o Don Giovanni de Mozart. Esta creciente conciencia tiene ventajas decisivas para nosotros, los mandolinistas. Podemos sorprender a los oyentes una y otra vez con cosas nuevas que no hubieran esperado de nosotros. Muchas de las piezas de mi CD, por ejemplo, son nuevas incluso para aquellos que conocen la mandolina. Podemos experimentar mucho más fácilmente debido al estado exótico del instrumento y tenemos que responder menos a las expectativas de la audiencia.

La incursión de compositores orientales es un verdadero shock, puesto que son músicas que no dejan indiferente al oyente…

La música de mis colegas japoneses Masataka Hori y Keizo Ishibashi, en particular, me ha abierto un nuevo mundo musical. Sus composiciones muestran una confianza inquebrantable en el poder de la mandolina como instrumento solista. La alegría de vivir desbordante de las dos piezas de Keizo Ishibashi y la calma contagiosa de las tres composiciones de Masataka Hori nunca dejan de impresionarme. Hay mucha más música de mandolina de Japón para que el mundo la descubra. Algunos tesoros ya están en mi puesto de cabecera musical de casa, esperando a ser practicados.

Y hay una pequeña incursión en el jazz…

Además de la influencia japonesa en la música de mandolina, actualmente noto que la mandolina se está abriendo hacia América del Norte. La influencia de Chris Thile y Mike Marshall en particular es extremadamente notable. Para mí, sin embargo, no es importante si una pieza pertenece al jazz, a la música clásica o a la música folk. Para mí, es más importante si la composición me atrae y si puedo tocarla auténticamente. Aprecio a todos los artistas que se dedican en cuerpo y alma a un estilo de música y la perfeccionan por sí mismos. Veo mi tarea como músico más iluminando la mandolina al máximo de mis capacidades. Si alguien se me acerca después de un concierto y dice que fui capaz de entusiasmarlo con la mandolina, estoy feliz.

por Blanca Gallego

www.fkrumpf.com

Foto: “Si alguien se me acerca después de un concierto y dice que fui capaz de entusiasmarlo con la mandolina, estoy feliz”, afirma el mandolinista Florian Klaus Rumpf.
Crédito: © Nadine Grenningloh

99
Anterior Kissinger Sommer 2022
Siguiente Pärnu Music Festival 2022