Música clásica desde 1929


Un punto de encuentro de actividades musicales con artistas, instituciones y gestores


Elena Esteban Muñoz

Las manos de la Suite Benalmádena

Mayo 2020

Se encuentra preparando la Suite Benalmádena del compositor Josué Bonnín de Góngora, que nos puede decir de ella…

La Suite Benalmádena para piano solo es una obra original y altamente expresiva, no solo por el perfil compositivo, sino también por su inspiración. De sus diecisiete movimientos he trabajado los siete hasta ahora “pasados a limpio” por el maestro: La Calle Real, Veleña, La Plazoleta, Flor prendida, Tristezas de Andalucía: de su aire, Tristezas de Andalucía: de su piel y Tus ojos. El lenguaje de esta Suite es el de Josué Bonnín de Góngora; su huella es palpable. La obra no representa ni una ruptura ni una novedad estilística, sino una evolución consecuente que percibimos quienes conocemos su producción. Es una obra universal con gestos españoles. Suelen ser los destinos que elige Josué para vivir, o que le eligen circunstancialmente, fuentes de su inspiración; gran parte de su repertorio hace alusión a ellos. Algunos ejemplos son la Suite Formentor, los Cuentos del Retiro o la Fantasía Jiennense (obligada del Concurso Internacional de Piano Premio Jaén, 2017). Benalmádena, donde vive actualmente, está presente en esta Suite a través de la experiencia del maestro de sus espacios, de su naturaleza y del carácter de sus gentes. No es que yo intuya esta suerte de musas, sino que las cuasiconfesiones que he recibido como estímulo de él para interpretar la partitura testimonian literalmente el vacío y quietud de sus rincones, el color blanco de sus calles, los rumores de un pueblo, el enfado de una gitana, la libertad de su brisa... Creo que esta es la suite más técnica del compositor, pianísticamente hablando, y, quizás, la más madura, al mostrarse en ella en síntesis muchas de las ideas formuladas en las anteriores. La obra está dedicada a una mujer a la que desconozco.

Su forma de trabajo es un contacto muy directo con el compositor, ¿hasta qué punto le puede influir en su opinión, en el resultado final…?

Mi relación con Josué Bonnín de Góngora viene de lejos, siendo testigo del origen de nuestra amistad e inquietudes musicales el Ateneo de Madrid. Hemos hablado de multitud de cuestiones, de la vida, de la muerte, de la religión, de sus hobbies y de los míos, y siempre con un infinito respeto; este pervive también en nuestra relación musical. Ciertamente, el contacto es muy directo y por ello puedo dar pasos muy firmes en la interpretación de su repertorio. Josué es una persona segura, que ha aprehendido una amplia cultura en ramas del saber muy diferentes. Es también una persona flexible y con sensibilidad que da crédito a las perspectivas ajenas. Soy consciente del compromiso con el que debo rendirme a una composición, y no es mi intención influir en ningún sentido en la opinión o decisiones musicales de Josué. Sin embargo, la escritura musical no siempre aclara todo y, en ocasiones, mis dudas reflejan más bien mis intenciones, conceptos o deseos musicales. Cuando propongo a Josué la realización concreta de algún aspecto que me parece que no ha quedado revelado en la escritura, obtengo siempre un comentario generoso que me ofrece un margen de acción artística con el que me siento muy cómoda.

Esta obra crece como una pariente lejana de la Suite Iberia, quizá, en su tratamiento descriptivo de cada pieza que integra la Suite…

Creo que la Suite Benalmádena no es una obra ni descriptiva ni heredera de la abstracción estilizada de lo popular o, como dejó escrito Guillermo González, de la “transubstanciación de los materiales españoles” de la Suite Iberia de Albéniz. En mi opinión, representa la recreación de un pensamiento musical esencial, genético e inequívoco del maestro. Si bien es cierto que ambas contienen referencias al cante jondo, al lirismo melódico postromántico y al uso orquestal del piano, la Suite Benalmádena hace un tratamiento de ellas no constitutivo, sino colaborativo. Creo que la obra de Bonnín de Góngora interactúa con lo español a distancia; no se parece a nada de lo dicho hasta el momento.

¿Es la primera vez que interpreta obras de Josué Bonnín de Góngora?

No, no es la primera vez. He grabado la Suite Formentor y la Suite Venanti, ambas para piano solo. La primera fue compuesta hace diez años, según el compositor en agradecimiento al trato exquisito que le brindaron en aquella zona tras participar en el Festival de Pollença. La segunda está dedicada a la obra pictórica de Franco Venanti, con el que coincide en el uso del simbolismo masónico. En ellas prima la limpieza melódica y la delicadeza dinámica. Además, he tenido el privilegio de grabar con el tenor Alain Damas y la soprano Gema Escabal sus Lieder Ave María, Pie Jesu y Triste nel Cuore.

Esencialmente, ¿qué encuentra en su música que la defina con claridad?

Destaco por encima de todo la individualidad. Su música se parece a su música. No renuncia a la melodía; es uno de esos compositores actuales capaz de combinar las doce notas dando inspiradísimos resultados. Su música es evocadora de una emoción no programática. Y no es una música de lectura a primera vista. El intérprete tiene que esforzarse en reconocer el esqueleto de sus frases porque pasan muchas cosas entre cada una de las notas de sus melodías. Destacaría también una impronta formal ordenada (como fue la de Beethoven, compositor al que admira). Técnicamente, su música para piano tiene un sello que cada vez conozco mejor. Los diseños de sus arpegios, las terceras superpuestas y las octavas paralelas de sus líneas, así como los pasajes en zigzag entre ambas manos y el contrapunto del acompañamiento, son algunos de sus rasgos identificativos.

Este work in progress de creación, interpretación por su parte, reinvención, finalización, etc., acabará dando un colosal fruto en forma de CD para el sello Naxos, tengo entendido…

Así es. La obra se grabará para el sello Naxos en el primer trimestre del año que viene. No obstante, haremos una presentación en vivo previamente.

por Gonzalo Pérez Chamorro

https://josuebonnindegongora.com

Foto: La pianista Elena Esteban Muñoz se encuentra trabajando en la Suite Benalmádena del compositor Josué Bonnín de Góngora.

2751
Anterior Eduardo Fernández
Siguiente El Argonauta