Música clásica desde 1929


Un punto de encuentro de actividades musicales con artistas, instituciones y gestores


Celso Albelo

El duque de los tenores

Mayo 2019

Desde Europa a Asia, Celso Albelo recorrerá el mundo en los próximos tres meses para demostrar que es el duque de los tenores, uno de los grandes intérpretes del Duque de Mantua, entre otros roles, papel que ahora en mayo canta en Les Arts de Valencia y que también llevará de gira con el Teatro Comunale Bologna en Japón.

Durante este mes de mayo usted pertenece a la “aristocracia”, al menos durante el tiempo que duran las funciones en Valencia, en Les Arts, de Rigoletto, donde interpreta al Duque de Mantua que ya ha cantado en grandes escenarios… ¿Cómo es su proyección del personaje, que irá más allá de “la donna è mobile” conocida por todos? ¿Lo entiende ahora como lo estudió por primera vez?

El Duque es un rol al que tengo un especial cariño y que me ha acompañado a lo largo de mi carrera desde que lo debuté en Busseto hace trece años. Para todo cantante Verdi es un reto y un hito. Todo este tiempo transcurrido, y el hecho de haberlo cantado en distintas producciones, ha permitido que este detestable personaje creciera conmigo de una forma natural. Tengo muy bonitos recuerdos del Duque en ciudades como Madrid, Sevilla, Oviedo, Viena, Montecarlo, Bolonia, Nápoles, Génova, Salerno u Orange, entre otras. Mi concepción del personaje ha evolucionado con los años; para mí es el “malote”, ese que está muy de moda porque tiene poder, lo sabe y le saca provecho. Pero en el fondo no me paro mucho a pensar en cómo debo afrontarlo ahora en relación a como lo hacía antes e intento simplificar mi mirada ayudado por los directores de escena y musicales con los que lo trabajo; básicamente hay que interpretar: la voz, la expresión y el gesto lo son todo; el resto viene solo y cada vez que lo afronto es una experiencia fantástica.

¿Quizá su voz se haya ensanchado y ofrezca una mayor entidad al Duque en estos momentos?

Lógicamente mi voz ha adquirido más peso vocal y eso me ha permitido ir agrandando el repertorio, pero por fortuna continúo teniendo agilidad vocal y facilidad para los sobreagudos. Haber comenzado la carrera dedicándome al bel canto romántico está en la clave de todo esto. Y claro, seguro que el Duque que cantaré en Valencia tendrá poco que ver con el de Busseto en 2006; las personas cambiamos porque las experiencias de vida nos hacen evolucionar, pero no soy de los que me enfrasco mucho en analizarme técnicamente. Más allá de lo que me marquen los directores, básicamente busco la sencillez en la interpretación, la naturalidad, y en el canto también.

¿Hay algo del Duque en Celso Albelo?

Francamente no… Daría mala imagen si dijera que tenemos semejanzas (risas). El Duque es un misógino, un abusador y un insensible, si cometemos el pecado de mirarlo con los ojos actuales. Quizá pueda identificarme en su faceta seductora, pero yo tengo una técnica mucho más amable para seducir (más risas).

¿Modelos interpretativos?

Ha habido grandes cantantes en el pasado a quienes admiro, como Luciano Pavarotti, Jussi Björling, el joven Mario del Monaco o Alfredo Kraus, que han dado al personaje una gran entidad, eso no lo vamos a negar, pero trato siempre de dejarme llevar por lo que la inspiradora música de Verdi me dice. Solo hay que escuchar y la interpretación surge con naturalidad sin que uno se dé cuenta.

Con una agenda como la que usted tiene tendrá poco tiempo para descansar, ya que, además de preparar los roles operísticos, tiene conciertos importantes, como el Stabat Mater de Rossini en París, en mayo. ¿Qué nos puede decir de esta joya y este compromiso?

Llevo ya unos cuantos Stabat Mater cantados, una obra bellísima y que siempre me alegra la agenda; con ella he tenido la suerte de conocer a excelentes colegas y fantásticos directores musicales. Es una partitura de madurez de Rossini, de las pocas no operísticas del compositor que se programan, y curiosamente de las pocas de repertorio religioso que interpreto, junto con el Requiem de Verdi que debuté recientemente en el Festival de Canarias. El Stabat Mater es un gran himno poético, un homenaje a los sentimientos de la Virgen ante la ejecución de su hijo, Jesús. Consideraciones religiosas aparte, el tema tiene una fuerza dramática espectacular que Rossini plasmó de una manera increíblemente hermosa.

Hemos hablado de óperas y conciertos, pero también hay grabaciones discográficas, como el rescate por Opera Rara de Il Paria, de Donizetti. El título invita a pensar…

Sí, estoy muy entusiasmado con este proyecto. Donizetti es un autor que ha centrado mi carrera y me alegra que hayan contado conmigo para la recuperación de un título suyo. Llevo unos meses estudiándolo y musicalmente, aunque tremendamente difícil, me encanta; es uno de los mejores ejemplos del período juvenil de Donizetti, que ya deja entrever trazos geniales de los grandes títulos que compondría más tarde. El libreto, no tan conseguido, fue probablemente lo que hizo desaparecer esta ópera de los escenarios, pero es de justicia recuperarla por su calidad. La cantaré en junio en el Barbican Centre de Londres y la grabaré con el sello inglés Opera Rara. Saldrá al mercado el año próximo.

Volviendo de nuevo al Duque, este próximo mes de junio se reencuentra con él en la tournée del Teatro Comunale Bologna en Nagoya, menuda experiencia… ¿Cómo vive la ópera el público en Japón, un país en el que usted ha cantado en varias ocasiones?

Japón es un país extraordinario. Su público disfruta de la ópera de una manera increíble, un género que entiende y que conoce bien.  He cantado allí varias veces, en recitales, conciertos y óperas, y siempre han sido experiencias enriquecedoras, así que estoy muy contento de regresar ahora con un título como Rigoletto. No estaremos solo en Nagoya, también iremos a Otsu y, por supuesto, a Tokyo, una gran ciudad con unos aficionados muy expresivos y pasionales.

En julio regresa al Festival Chorégies d’Orange, esta vez nada menos que con el Arnold del Guillermo Tell de Rossini, que ya cantara en París y en Mónaco. ¿Qué nos puede decir de este complicadísimo rol?

Es quizá uno de los roles más difíciles que he cantado en mi carrera. Pide de todo: una tesitura estratosférica y una madurez interpretativa y vocal del cantante a toda prueba. Es siempre una gran responsabilidad afrontarlo, pero estoy muy contento de volver a Orange con Arnold. En todo caso me da cierta seguridad haberlo debutado en la Opéra de Monte-Carlo, compañía con la que después fuimos al Théâtre des Champs-Élysées: les canté el personaje a los monegascos y a los franceses en su idioma y tuvimos un gran éxito.

El joven Celso que estudiaba para ser quien es hoy, ¿se imaginaba que iba a volar a Japón a cantar el Duque? ¿A quién agradece en la vida su actual posición como uno de los tenores más afamados del momento?

La verdad es que nunca lo imaginé. Esto vino sin darme cuenta aunque fue fruto de una reflexión: no quería llegar a viejo arrepintiéndome de no haberlo intentado. En cuanto a agradecimientos, básicamente a mi familia. Sin su apoyo no lo hubiera conseguido.

Ya tenemos disponibles las nuevas temporadas de los teatros españoles, ¿hay mucho Celso Albelo en ellas?

Pues hay bastante: Liceu, Teatro Real, ABAO en Bilbao… Pero siempre hay ganas de más. Cantar en casa es lo mejor y me da pena no estar en Tenerife aun cuando hagan títulos de mi repertorio como Lucrezia Borgia o Rigoletto.

¿Qué papel tiene en mente que aún no haya estrenado?

Alguno que otro hay, pero tengo en mente poner más Verdi en mi vida.

¿Qué personaje ha cantado más hasta el momento?

Probablemente sea el Duque de Mantua, seguido de Nemorino en L’Elisir d’amore y Arturo de I Puritani.

Con más Verdi en su vida, lo habrá en las nuestras. Gracias por su tiempo.  

Celso Albelo, próximos compromisos

Mayo 2019
- Rigoletto (Duca di Mantova)
Palau de Les Arts de Valencia
Días 11, 14, 17, 19, 22

- Stabat Mater (Rossini)
Orchestre de Chambre de Paris
Día 28

Junio 2019
- Il Paria (Donizetti)  (concert performance) (Grabación CD para Opera Rara)
Barbican Centre, London
Día 8

- Rigoletto (Duca di Mantova)
Nagoya, Otsu, Tokyo (tournée Teatro Comunale Bologna)
Días 15, 18, 21, 23

Julio 2019
- Guillaume Tell (Arnold)
Chorégies d'Orange
Día 12

- Javier Camarena & Celso Albelo in concert
Costa Adeje, Tenerife
Día 19

- Jorge de León, Francisco Corujo & Celso Albelo in concert
Auditorio Alfredo Kraus, Las Palmas de Gran Canaria
Día 27

www.celsoalbelo.com

por Lucas Quirós
Foto © Joan Tomàs - Fidelio Artist

231
Anterior Albena Petrovic Vratchanska
Siguiente Andris Nelsons en Ibermúsica