Música clásica desde 1929

Discos recomendados de Ritmo

En esta sección encontrará los 10 discos que la revista RITMO recomienda cada mes, clasificados por meses y por su orden de recomendación del 1 al 10. Se archivan los recomendados desde junio 2011, para ver anteriores ir a "Ritmo Histórico".
Haciendo "clic" en el título de cada disco o sobre la foto, accederá a su ficha y a la crítica publicada en Ritmo y, cuando es posible, a las diferentes tiendas donde podrá adquirir el disco físico, o a las plataformas digitales desde donde podrá escucharlo en "streaming" o descargarlo online.

Ritmo Septiembre 2020 - Núm. 942

ZEMLINSKY: Der Zwerg.

David Butt Philip, Emily Magee, Philipp Jekal, Elena Tsallagova, Mick Morris Mehnert, etc.
Ópera Alemana de Berlín / Donald Runnicles. Escena: Tobias Kratzer.
Naxos 2.110657 (DVD)



La crítica

¡SOY UN ENANO Y TE QUIERO!

Transgresor, imaginativo, irreverente, renovador, ingenioso y, sobre todo divertido, pese a su juventud y exigua carrera operística, el enfant terrible Tobias Kreutzer ha sido un soplo de aire fresco entre la nueva hornada de directores escénicos. Un autor con todas las de la ley, de universo propio donde se confunden realidad y ficción, amante del lenguaje cinematográfico, pero sobre todo sabio conocedor de los amplios mecanismos y resortes narrativos que ofrece el teatro. El pasado año, unos meses antes de dinamitar los cimientos tradicionales del Festival de Bayreuth iniciando una guerra fratricida entre defensores y detractores con su arriesgado y desvergonzado Tannhäuser (con ese hilarante torneo de canto a lo Una noche en la ópera de los Marx), el alemán presentaba en la Deutsche Oper berlinesa este brillante Enano (Der Zwerg) que además acierta de pleno en la feliz ocurrencia de ensamblarle un impagable prólogo, el Acompañamiento a una escena de película de Schoenberg.

Un experimento en toda regla que evoca el cine silente con el propio Zemlinsky y su alumna y prometida Alma Schindler sobre el escenario (tocamientos incluidos). Una especie de cortometraje mudo en los que Kratzer aprovecha ya para desvelarnos que el enano no es otro que el propio compositor, ese que fuera finalmente devorado por sus compañeros de oficio vieneses.

No se merecía Der Zwerg, obra concisa y enigmática, fantasiosa y negra fábula sobre la condición humana, una espera de más de una década para poder ver en imágenes un nuevo montaje (el único existente en DVD era de 2008 procedente de Los Ángeles). El compositor volvía a echar mano del decadente universo moral de Oscar Wilde, como ya hiciera unos años antes en la turbadora Una tragedia florentina (la más poderosa de sus ocho obras operísticas), demostrando que una ópera no tiene porqué durar horas para dejar un rastro indeleble en nuestra memoria.

Sin duda, lo mejor de la función es el meticuloso y riquísimo trabajo escénico de Kratzer y su deslumbrante juego de espejos, que incluso recuerda al gran Robert Carsen (el teatro dentro del teatro), proponiendo con acierto el desdoblamiento del protagonista (su dopppelgänger), que es interpretado por un actor con enanismo cuya voz presta David Butt Philip (¡qué pena que Thomas Quasthoff no naciera tenor!).

La acción está ambientada en una sala de conciertos donde conviven las dos clases sociales. Arriba los señores (el público), abajo los sirvientes (los propios músicos). El tenor inglés sale indemne del desafío que su incómoda y escarpada tesitura le exige en ese continuo deambular por el filo de la navaja vocal. Muy bien acompañado por la dirección intensa y colorida de Runnicles que lee con eficacia la hipnótica y ampulosa atmósfera sonora (muy a lo Schrecker) de la partitura. A descubrir.

Javier Extremera

282
Anterior BEETHOVEN: Sonatas para violín y piano.

Selector de temas