Música clásica desde 1929

Discos recomendados de Ritmo

En esta sección encontrará los 10 discos que la revista RITMO recomienda cada mes, clasificados por meses y por su orden de recomendación del 1 al 10. Se archivan los recomendados desde junio 2011, para ver anteriores ir a "Ritmo Histórico".
Haciendo "clic" en el título de cada disco o sobre la foto, accederá a su ficha y a la crítica publicada en Ritmo y, cuando es posible, a las diferentes tiendas donde podrá adquirir el disco físico, o a las plataformas digitales desde donde podrá escucharlo en "streaming" o descargarlo online.

Ritmo Junio 2022 - Núm. 962

WEBER: Der Freischütz.

Yannick Debus, Polina Pastirchak, Magnus Staveland,  Katharina Ruckgaber, Maximilian Schmitt, Dimitry Ivashchenko, Matthias Winckhler, Torben Jürgens, Max Urlacher. Coro y Orquesta Barroca de Friburgo / René Jacobs.
Harmonia Mundi HMM60270001 (2 CD)



La crítica

René Jacobs es fiel a si mismo y, como cabría pensar de antemano, su visión de este Der Freischütz mira más hacia el pasado (fundamentalmente a La flauta mágica de Mozart), en lugar de hacer una lectura anticipativa del romanticismo posterior (Wagner), como suele bastante ser habitual. De esta segunda opción, la más frecuente sería buen ejemplo la segunda grabación (en esto también ostenta el récord…) de Marek Janowski, de hace dos años, donde el kapellmeister trataba de rodearse de voces más dramáticas (lo mejor del registro era la Agathe de Lise Davidsen).

En esta ocasión Jacobs opta por voces líricas, provenientes del mundo del oratorio, con resultados excepcionales (especialmente la Agathe y Annchen). Hasta el lírico Maximilian Schmitt borda su Max, donde Peter Schreier (con Kleiber), con voz de igual tamaño, resultaba innecesariamente forzado. Pero incluso mejor que la adaptabilidad de las voces es el uso de la orquesta barroca, que permite descubrir una sonoridad diferente en este Weber de transición. Totalmente justificada. Jacobs se crece, y llega a rehacer el inicio de la obra, con una intervención reconstruida del Eremita (una especie de nuevo Sarastro). No llego a saber si en escena tal interpretación de la obra (que intenta ser fiel a la idea primigenia) mejora su dramaturgia. Pero musicalmente es, en el mejor de los casos, neutra.

De cualquier manera, se agradece una visión distinta de esta pieza cuasi gótica, sin necesidad de remarcar su música como mero antecedente del Holandés Errante. Sonido y efectos dramáticos, excepcionales. Toda una sorpresa. Muy recomendable.

Juan Berberana

126
Anterior BEETHOVEN: Las Sonatas para violoncello y piano.
Siguiente PROKOFIEV: El ángel de fuego.