Música clásica desde 1929

Discos recomendados de Ritmo

En esta sección encontrará los 10 discos que la revista RITMO recomienda cada mes, clasificados por meses y por su orden de recomendación del 1 al 10. Se archivan los recomendados desde junio 2011, para ver anteriores ir a "Ritmo Histórico".
Haciendo "clic" en el título de cada disco o sobre la foto, accederá a su ficha y a la crítica publicada en Ritmo y, cuando es posible, a las diferentes tiendas donde podrá adquirir el disco físico, o a las plataformas digitales desde donde podrá escucharlo en "streaming" o descargarlo online.

Ritmo FEBRERO 2017 - Núm. 904

WAGNER: Die Walküre.

Goerne, Lang, DeYoung. Orquesta Filarmónica de Hong Kong / Jaap van Zweden.
Naxos, 8.660394-97 (4 CDs)



La crítica

UN WAGNER DE OJOS RASGADOS

En su segundo Anillo, Naxos parece haber alcanzado su particular techo wagneriano. Esta meritoria y dignísima Valquiria bien dirigida y muy bien cantada (para los tiempos que corren), fue magníficamente registrada en concierto el año pasado en Hong Kong. Esta sorprendente orquesta de ojos rasgados rezuma profesionalidad y maleabilidad. La restringida paleta tímbrica de colores y esos metales que piden a gritos un spray abrillantador, se suplen con una esforzada y soltiniana cuerda (poco sedosa), que se deja la piel.

El futuro titular de la Filarmónica de New York, Jaap van Zweden, brinda una dirección eficiente, ágil y vibrante, que consigue que la tensión interna nunca decaiga. El holandés se cree lo que lee, pues consigue comunicar y transmitir en su devocional apasionamiento. Pese a que su batuta no provoque chispas, es mañosa en los clímax. Está más a gusto en lo externo que en lo interno, con la cáscara que con la pulpa, es decir, más atento a la acción que a la abstracción. Pese a que sus maneras no extasían (naufraga en las transiciones orquestales y cabecea a la hora de esbozar atmósferas), posee un hábil sentido de la teatralidad, rociando de suspense toda la partitura. Equilibrio, sobriedad y oficio digno de los ancestrales Kapellmeister.

Sobresale poderosamente el Wotan del diestro Matthias Goerne, que nos circunda hipnóticamente con su belleza (su abultada experiencia liederística amansa al personaje). Profundidad psicológica, dulzura, elegancia, un timbre vigoroso de gran resonancia, calidez y sentimentalismo a espuertas. Este Dios de dioses es el más humano escuchado en décadas. Uno puede sentir su dolor, oler su sudor y empaparse con sus lágrimas. Tras la sobrecogedora nana de “despedida”, esperamos con impaciencia su regreso con el hato del Wanderer. DeYoung es una radiante y temperamental Fricka de enorme poderío y riqueza vocal (a uno no le importaría desposarse con ella). La racial Brünnhilde de Petra Lang es más efectiva que brillante (muy tirante en el agudo).

Stuart Skelton (Siegmund) pese a no tener un instrumento superdotado, técnicamente lo exprime hasta la última gota. Aunque abusa del gimoteo, el porte es eminentemente heroico (muy sombrío su registro grave). El poco primaveral “Winterstürme” lo suplanta con unos “Wälse!” sin fin. La Melton es una Sieglinde candorosa y tendente al chillido (no consigue que levitemos en el dúo final). Sus hermanas son una pandilla de escandalosas niñas malcriadas. El veterano Struckmann (Hunding) es una presencia escénica inquietante (su fisicidad impacta). Aunque no es un bajo profundo, esa falta de espesura y negrura en el grave lo sustituye con una veracidad demoledora. Una Walküre que, pese a sus imperfecciones, es una digna y válida referencia actual, ideal para bolsillos roídos (insustituible en la relación calidad/precio).

Javier Extremera

727
Anterior BEETHOVEN: Sinfonía n. 9.
Siguiente 3 ÓPERAS DE PELÍCULA.

Selector de temas