Música clásica desde 1929

Discos recomendados de Ritmo

En esta sección encontrará los 10 discos que la revista RITMO recomienda cada mes, clasificados por meses y por su orden de recomendación del 1 al 10. Se archivan los recomendados desde junio 2011, para ver anteriores ir a "Ritmo Histórico".
Haciendo "clic" en el título de cada disco o sobre la foto, accederá a su ficha y a la crítica publicada en Ritmo y, cuando es posible, a las diferentes tiendas donde podrá adquirir el disco físico, o a las plataformas digitales desde donde podrá escucharlo en "streaming" o descargarlo online.

Ritmo MARZO 2017 - Núm. 905

THE CLASSICS. HANS ZIMMER.

Diversos intérpretes. Orquesta Filarmónica Checa / Gavin Greenaway.
Sony, 88985322812 (CD) 



La crítica

Un muy agradable disco, que se toma en serio una música que lo es, pero que suele ser tratada por los críticos de música clásica con cierta displicencia. Los valores más destacables de ella van desde su poder melódico (Flight, de Man of Steel; o Light, de The thin red line, por ejemplo) hasta una desaforada rítmica, como pueda suceder con Mombasa, de Inception, para dos violonchelos, o Time, de la misma película, para cello, o la mismísima banda de Los piratas del Caribe, una de esas músicas que entremezcla la épica con la ironía y la comicidad de manera genial. Con todo, es el compositor quien de pronto nos sorprende con músicas de gran calado, que si bien en una primera aproximación parecen estar hechas solo de efectos sonoros, cuando se escuchan con más calma revelan muchas más cosas. Ejemplo, la BSO de la maltratada Interstellar, un fascinante film que funciona sobre una música todavía más seductora (aquí la escena de Docking). Otro atractivo de discos como este, además de su propio valor como selección de clásicos, es que se invita a solistas de primerísima línea, como pueda ser el caso de Leona Lewis, Lang Lang, Maxim Vengerov o Khatia Buniatishvili, con lo que los resultados crecen en calidad hasta, a veces, lo espectacular. En fin, quizá el único reproche que se puede hacer es que se echa en falta más música.

Pedro González Mira

643
Anterior MOZART: Conciertos para piano ns. 17 y 25.
Siguiente BRUCKNER: Sinfonía n. 6.

Selector de temas