Música clásica desde 1929

Discos recomendados de Ritmo

En esta sección encontrará los 10 discos que la revista RITMO recomienda cada mes, clasificados por meses y por su orden de recomendación del 1 al 10. Se archivan los recomendados desde junio 2011, para ver anteriores ir a "Ritmo Histórico".
Haciendo "clic" en el título de cada disco o sobre la foto, accederá a su ficha y a la crítica publicada en Ritmo y, cuando es posible, a las diferentes tiendas donde podrá adquirir el disco físico, o a las plataformas digitales desde donde podrá escucharlo en "streaming" o descargarlo online.

Ritmo Noviembre 2023 - Núm. 977

ROMANCES

Canciones de TCHAIKOVSKY y RACHMANINOV.
Piotr Beczała, tenor; Helmut Deutsch, piano.
Pentatone PTC5186866 (CD)



La crítica

AMOR POR TCHAIKOVSKY Y RACHMANINOV

Rachmaninov admiraba enormemente la música de su maestro Tchaikovsky y, sin imitarla, hizo suyas muchas de sus características (por su parte, Tchaikovsky admiraba igualmente el talento de su joven colega). La conexión entre ambos, los rasgos comunes en sus canciones, como son la sinceridad, el vínculo emocional con el oyente o las amplias melodías, transmiten una especial armonía, poco habitual, al contenido de este disco.

Piotr Beczała explica en el texto que acompaña al disco como en sus años de estudiante en Polonia todo llevaba a estudiar la música rusa, y también cómo todos los estudiantes de piano estudiaban interpretación de Lied, de manera que los cantantes siempre tenían un acompañante a mano. Así nació su amor por Tchaikovsky y Rachmaninov, y la selección de canciones que ha hecho junto Helmut Deutsch merece un primer aplauso por su variedad y su belleza. Es una selección larga, sí, algo más de 80 minutos y 31 canciones, pero nadie nos obliga a escucharla toda seguida.

El programa empieza con Rachmaninov, con una selección de su Op. 21, tres de sus canciones más conocidas. Y empieza con un  Beczała elegante, contenido, luciendo centro aterciopelado. "Siren" suena como una caricia, y el recogimiento de la bellísima "Zdes' horosho" es emocionante. A continuación escuchamos, completo, el Op. 4, las seis canciones que el compositor publicó a los veinte años al hilo del estreno de Aleko, para aprovechar su éxito. Es un acierto, porque casi siempre escuchamos la (justamente) más conocida, "Ne poj, krasavitsa", pero el conjunto es notable. La selección de Rachmaninov acaba, de momento, con tres de las canciones del Op. 14, apasionadas y cantadas con inteligencia; el tenor ya no necesita retener su voz, pero no cae en la tentación de hacer una exhibición de poderío que no necesitan ni él ni las piezas. Un ejemplo de esta equilibrada pasión, aunque parezca un oxímoron, es la última, "Vesennije vody".

No he mencionado todavía a Helmut Deutsch: imaginativo, sólido y perfectamente alineado con el cantante, como siempre, pero no por sabido hay que dejar de decirlo. Pensamos en Rachmaninov y nos vienen a la mente cascadas de notas, pero sus canciones suelen ser mucho más sucintas; en cambio, es Tchaikovsky el que a menudo compone un acompañamiento exuberante, como en la canción que inicia su bloque, "Den' li tsarit". La versión de Beczała y Deutsch es arrebatadora.

Con la excepción del Op. 73, que está completo, las canciones están escogidas, una o dos, de diferentes colecciones. Hay que agradecer que la mayoría sean poco conocidas, y así nos encontramos con la deliciosa "Serenada", una auténtica invitación a la danza. Le siguen una impresionante interpretación de "Otchego" y una no menos impresionante de la que debe de ser la canción más conocida de Tchaikovsky, "Net tol'ko tot, kto znal" (ni que sea gracias a Frank Sinatra).

El Op. 73 merece un comentario aparte. De nuevo es un acierto grabarlo completo, ya que sus seis canciones pueden entenderse como un ciclo: porque todas tienen poemas de Daniil Rathaus, por su ambiente nocturno y su temática amorosa. Todo nos lleva hacia el final, la conocida y tristísima "Snova kak prezhe odin"; en su contexto, podemos escucharla de una manera diferente.

Y para acabar este disco más que recomendable, de nuevo una belleza de Rachmaninov, "Son". No se lo pierdan. Ni la canción, ni el CD.

Sílvia Pujalte Piñán

94
Anterior MONTEVERDI: Il ritorno d’Ulisse in patria
Siguiente JOAQUÍN ACHÚCARRO IN RECITAL