Música clásica desde 1929

Discos recomendados de Ritmo

En esta sección encontrará los 10 discos que la revista RITMO recomienda cada mes, clasificados por meses y por su orden de recomendación del 1 al 10. Se archivan los recomendados desde junio 2011, para ver anteriores ir a "Ritmo Histórico".
Haciendo "clic" en el título de cada disco o sobre la foto, accederá a su ficha y a la crítica publicada en Ritmo y, cuando es posible, a las diferentes tiendas donde podrá adquirir el disco físico, o a las plataformas digitales desde donde podrá escucharlo en "streaming" o descargarlo online.

Ritmo Abril 2023 - Núm. 971

RITUAL DANCES. BOOK OF GREAT BALLETS.

STRAVINSKY: El pájaro de fuego (Suite, 1919), Petrushka (versión revisada, 1947), La consagración de la primavera.
ADDA·Simfònica / Josep Vicent.
Aria Classics Aria 007 (3 CD)



La crítica

Ejemplar demostración de un apasionante proyecto orquestal

Uno de los proyectos musicales más singulares acaecidos en España en la última década es sin duda ADDA·Simfònica, la orquesta residente con la que se ha dotado el Auditorio de la Diputación de Alicante (ADDA), de la que ha tomado su nombre. El artífice de esta feliz idea ha sido el director alicantino Josep Vicent, músico de gran temperamento y amplia formación, adquirida en alto grado en el prestigioso Conservatorio de Amsterdam, y una gran experiencia como intérprete, destacando de modo especial su dedicación a las obras de nueva creación y de vanguardia. Deseoso siempre en alcanzar la excelencia, desde una cuidada selección inicial de los componentes de la plantilla, ha controlado al detalle desde su fundación el desarrollo de esta orquesta, en cuyo proceso hay que situar la grabación video-fonográfica de los tres grandes ballets de Stravinsky como una de sus aspiraciones más deseadas en aras a determinar a qué nivel artístico llegó esta formación en 2021, con sólo tres años de existencia.

Contar con la acústica del nuevo auditorio alicantico ha sido un factor muy positivo para la cohesión expresiva de la orquesta, ya que su reverberación y escasa saturación sonora se encuentran casi en los parámetros ideales de escucha, efecto que se aprecia en estos registros, muy acertadamente tratados por Lluís Miquel y Fernando Arias, creativos ingenieros en la toma de sonido y masterización, lo que ha redundado muy positivamente en el resultado artístico de este producto fonográfico.

Entrando en tan sustancial álbum, hay que considerar la personalidad musical de Josep Vicent como de gran capacidad analítica en el fondo y apasionada en la forma, cualidades que redundan de manera determinante en la interpretación de estas obras maestras, con las que Stravinsky se situó en el olimpo de los grandes compositores de todos los tiempos. La sensación de misterio conseguida al principio de El pájaro de fuego predispone al oyente a mantener una gran atención, que se ve incrementada ante la audacia rítmica con la que desarrolla la danza subsiguiente. La capacidad de canto de la orquesta alicantina se manifiesta con gran musicalidad con la aparición de las doncellas acompañando a la princesa. Tratada como pasaje sustancial de la Suite, Josep Vicent aprovecha la Danza infernal para sacar el mayor efectismo de sus pupilos, destacando en todo momento la originalidad de los ritmos y la genial tímbrica que propone el compositor desde un resplandeciente sonido. El fagot se recrea en la enigmática canción de cuna que lleva a uno de los momentos de mayor luminosidad, pasaje logrado con gran virtuosismo, antes de afrontar la desbordante alegría del final con la que ADDA·Simfònica deja patente su gran nivel como instrumento orquestal.

En el inicio de Petrushka se alcanza uno de los pasajes más brillantes de color sonoro con un punto de transparencia realmente sobresaliente, que lleva a encontrar esa personalísima voz del compositor en un ejercicio de impulso dinámico en el que quedaba de manifiesto una nueva forma de escuchar, que en esta grabación ha sido muy tenida en cuenta con la toma de sonido desde el ámbito interior de la orquesta, no percibida sólo desde fuera, lo que permite reproducir esa atmósfera sonante entre los distintos timbres que experimentan entre sí los músicos y que tanto cuesta conseguir a los directores. En este caso, se manifiesta con claridad y además con esencial significación dramática. Para lograr tal calidad de discurso, Josep Vicent ha llegado al límite de una ejecución camerística en cada sección y en cada instrumento, dejando en todo momento la convicción de haber desgranado el sentido que contiene esta música pensada para la danza y por tanto para ser también visualizada.

Este álbum adquiere máximo significado en La consagración de la primavera, en la que el director hace un detallado ejercicio de análisis sonante desentrañando los innumerables misterios de esta obra única en la historia de la música por su original lenguaje armónico, su variada y prodigiosa instrumentación, así como por su casi inabarcable rítmica, cuestión esta última muy bien cuidada por Josep Vicent (no hay que olvidar que ha sido director del admirado Amsterdam Percussion Group), para lo que cuenta con unos intérpretes muy válidos en los integrantes de la sección de percusión, liderados por el timbalero Salvador Soler, uno de los esenciales vértices de sustentación de esta orquesta. Si este aspecto es capital entre las cualidades de ADDA·Simfònica que se muestran en esta grabación, no es menor cómo el maestro de Altea crea en el oyente una expectante tensión mantenida, haciendo bueno ese secreto stravinskyano de alterar siempre toda experiencia de escucha. Esa sensación se percibe en este registro que lleva a recordar versiones míticas como la de Igor Markevitch, en concepto, y la de Pierre Boulez, en cuanto a sonoridad, culminando un álbum (formato libro, de excelente presentación) de las Suites de estos tres grandes ballets que ha de marcar un hito en la producción fonográfica en España.

José Antonio Cantón

105
Anterior PORPORA: L’Angelica.
Siguiente SHOSTAKOVICH: Sinfonías ns. 12 y 15.