Música clásica desde 1929

Discos recomendados de Ritmo

En esta sección encontrará los 10 discos que la revista RITMO recomienda cada mes, clasificados por meses y por su orden de recomendación del 1 al 10. Se archivan los recomendados desde junio 2011, para ver anteriores ir a "Ritmo Histórico".
Haciendo "clic" en el título de cada disco o sobre la foto, accederá a su ficha y a la crítica publicada en Ritmo y, cuando es posible, a las diferentes tiendas donde podrá adquirir el disco físico, o a las plataformas digitales desde donde podrá escucharlo en "streaming" o descargarlo online.

Ritmo Diciembre 2019 - Núm. 935

MOZART: Tríos con piano ns. 1-6 KV 254, 496, 502, 542, 548, 564.

Daniel Barenboim (piano), Michael Barenboim (violín), Kian Soltani (cello).
DG 4837506 (2 CD)

 



La crítica

En 2005, junto a Kyril Zlotnikov y Nikolaj Znaider, Daniel Barenboim grabó en estudio para Emi (Warner Classics) estos Tríos de Mozart, permitiéndose ahora el lujo de regrabarlos (muy buenas tomas en vivo, de la Boulez Saal de Berlín) con dos de sus más queridos “chicos”: su hijo Michael y el extraordinario cellista Kian Soltani. Aquella mente que dirigía los conceptos interpretativos junto a músicos de la talla de Jacqueline Du Pré, Zukerman o Perlman en tanta música de cámara, con el paso de los años y aún más sabiduría es difícil imaginar que no sea otro que él quien guíe estilísticamente cada compás de cada obra. Y no solo esto, parece que Barenboim considera los Tríos de Mozart la música perfecta para que sus “cachorros” se desarrollen como músicos de cámara, vista la repetición de la grabación con pocos años de diferencia entre una y otra y con compañeros siempre jóvenes.

También, con el paso de los años la musicalidad del maestro se ha enriquecido con mayor naturalidad y profundidad. Cuesta pensar que el que hace pocos años desafiaba al mundo interpretando la Waldstein como si se abriera la misma tierra, enfoque ahora este Mozart con tanta elegancia y pocas reminiscencias beethovenianas. Pero el arte es mayúsculo, colosal, solo el Trío KV 542 (los dos Allegros) es la viva muestra de un pianista en estado de gracia. Junto a él, la excelencia de un cellista en unas obras donde este instrumento aún no posee verdadera voz propia, y un violín mucho más afinado y certero de lo que se esperaba, dadas las espinas que rodean la escritura mozartiana.

Gonzalo Pérez Chamorro

 

40
Anterior MOZART: Divertimento KV 563. Movimiento de cuarteto KV 562E.
Siguiente BOMTEMPO: Sonatas completas para piano (11 Sonatas).