Música clásica desde 1929

Discos recomendados de Ritmo

En esta sección encontrará los 10 discos que la revista RITMO recomienda cada mes, clasificados por meses y por su orden de recomendación del 1 al 10. Se archivan los recomendados desde junio 2011, para ver anteriores ir a "Ritmo Histórico".
Haciendo "clic" en el título de cada disco o sobre la foto, accederá a su ficha y a la crítica publicada en Ritmo y, cuando es posible, a las diferentes tiendas donde podrá adquirir el disco físico, o a las plataformas digitales desde donde podrá escucharlo en "streaming" o descargarlo online.

Ritmo Diciembre 2021 - Núm. 956

MOZART: La Flauta Mágica; Las bodas de Fígaro; El rapto en el serrallo. VERDI: Aida; I Due Foscari.

Carlos Álvarez, Diana Damrau, Plácido Domingo, Francesco Meli, Anna Pirozzi, Anita Rachvelishvili, Matti Salminen, etc.
Orquesta y Coro del Teatro alla Scala / Varios directores.
CMajor 758408  (8 DVD)



La crítica

DOS GRANDES EN MILÁN

En una caja de elegante y sobrio diseño, dispone el sello CMajor media decena de títulos de dos gigantes de la composición operística como Mozart y Verdi, presentes en el Teatro alla Scala con una frecuencia bastante alta a lo largo de su historia. Se trata de retransmisiones de reciente programación, de 2015 a 2017, coincidentes con el auge de las proyecciones cinematográficas que la pandemia cortó de raíz; y que esperemos vuelvan a repetirse porque en la calidad de estas repercute y mucho el nuevo formato.

Comenzando con el genio salzburgués y con Giorgio Strehler como director de escena original, el resultado visual de El rapto en el serrallo no parece acusar el paso del tiempo, y verlo repuesto, como en este caso, para conmemorar los veinte años de la desaparición del regista, es todo un placer para nosotros. Sus juegos de luces o su ingenio a la hora de mover a los personajes resultan cautivadores, y si a esto se le suma la batuta de un especialista en este título como Zubin Mehta, que dirigió las funciones del estreno de la producción en 1965 y que sigue sacando de cada número el justo matiz, la parte musical alcanza un nivel igualmente alto. Del conjunto de solistas, jóvenes, muy entregados y, en general, de timbres algo ligeros para sus respectivos roles, destaca la desenvoltura de Sabine Devieilhe como Blonde, papel sumamente agradecido si, como es el caso, se sabe explotar teatralmente. Mauro Peter, por su parte, es un elegante fraseador y su Belmonte va creciendo a lo largo de la función.

Frederic Wake-Walker, que posteriormente presentó un montaje de La Finta Giardiniera, firmó como debut en La Scala una nueva producción de Las bodas de Figaro de corte clásico y con guiño a la anterior, e imbatible, de Strehler. Es dinámica y colorista, con tintes de transtemporalidad, y los cantantes se adaptan con soltura a sus requerimientos, especialmente el Figaro de un Markus Werba muy inspirado y el irresistible Cherubino de la mezzo Marianne Crebassa. Como conde, nuestro Carlos Álvarez muestra un dominio total de la escena y una aristocrática e imbatible línea de canto; Diana Damrau, que debutaba el rol de condesa, supera las en general expectativas. La dirección musical de Welser-Möst es precisa y respetuosa.

El último Mozart de la caja es un proyecto del teatro milanés ideado para lucimiento de su cada vez más renombrada academia de jóvenes artistas. Así, los únicos veteranos del conjunto eran el director de escena Peter Stein, que firma una esencial producción clásica que se sigue con facilidad, y el director musical Adam Fischer, que desde el foso hace una estupenda labor. En la escena, destaca la pareja protagonista, comenzando por una deliciosa y delicada Pamina de Fatma Said, estrella en ascenso que conmueve por fraseo y contención. El Tamino del tenor Martin Piskorski es asimismo muy adecuado, con una voz plena. Por su parte, un acierto el barítono Till von Orlowski como Papageno, que se crece a medida que avanza la función y que tiene mucho de los clásicos barítonos que han brillado en el rol.

Pasando a Verdi, y con el mismo director de escena, una Aida que contrasta claramente con la previa apuesta del teatro y firmada por Zeffirelli, también en DVD. Esta tiene tintes más intimistas y tanto iluminación como decorados tienden a lo esencial. La dirección de Zubin Mehta es intachable, porque conoce las atmósferas, porque sabe crear ambientes y porque controla tanto foso como escena con una insólita rigurosidad. Los cantantes, por su parte, responden con profesionalidad y brilla, tras el contraste de contención y arrojo de Kristin Lewis como Aida y Fabio Sartori como Radamès respetivamente, la ideal Amneris de Anita Rachvelishvili. Su afinidad con la música de Verdi es casi total, especialmente en este papel, que demanda ímpetu y juventud. Rotundos Gagndize y Salminen en sus roles de Amonarso y Ramfis.

Y por último, uno de los títulos que más satisfacciones ha dado a Plácido Domingo en los últimos años por su compenetración con Francesco Foscari: I due Foscari. A su lado, la temperamental Anna Pirozzi, una buena Lucrezia Contarini que en el último acto firma un estupendo, por esa mezcla de ira y patetismo, “Più non vive” y el tenor Francesco Meli como Jacopo en un difícil rol que, por experiencia y buen gusto, saca adelante con considerable éxito. El resto de los cantantes rodean al trío protagonista con buen hacer en líneas generales, dirigidos por un excelente, como de costumbre, Michele Mariotti. Este joven maestro defiende como pocos al primer Verdi, y lo demuestra en este caso con una lectura llena de juegos dinámicos. La producción de Alvis Hermanis es esencial, de corte clásico, pictórica y con lujoso vestuario.

Pedro Coco

147
Anterior BEETHOVEN / BERG / BARTÓK: Conciertos para violín y orquesta.
Siguiente BACH: Kantaten n. 37 (Cantatas BWV 49, 65, 114).

Selector de temas