Música clásica desde 1929

Discos recomendados de Ritmo

En esta sección encontrará los 10 discos que la revista RITMO recomienda cada mes, clasificados por meses y por su orden de recomendación del 1 al 10. Se archivan los recomendados desde junio 2011, para ver anteriores ir a "Ritmo Histórico".
Haciendo "clic" en el título de cada disco o sobre la foto, accederá a su ficha y a la crítica publicada en Ritmo y, cuando es posible, a las diferentes tiendas donde podrá adquirir el disco físico, o a las plataformas digitales desde donde podrá escucharlo en "streaming" o descargarlo online.

Ritmo Marzo 2019 - Núm. 927

MONTEVERDI SESSIONS.

Obras de MONTEVERDI. Musica Ficta. Ensemble Fontegara / Raúl Mallavibarrena.
Enchiriadis EN2048 (CD)



La crítica

LA RENOVACIÓN

Tradicionalmente se ha pensado que sólo los italianos pueden interpretar con autoridad suficiente los Madrigales de Monteverdi. Y a la vista están las versiones de referencia de Concerto Italiano, La Venexiana, etc., con alguna incursión de conjuntos anglosajones o franceses. Con veinticinco años de fructífera andadura, el grupo español Musica Ficta, con Raúl Mallavibarrena a la cabeza, se introduce en este hortus conclusus con la mejor de las fortunas.

Presentado a la manera de una sesión de jazz y bajo un aparente aire de relajación y libertad, hay un discurso y una intención: abordar los puntos culminantes de la producción madrigalística de forma que se pueda seguir la evolución vital, musical y espiritual del músico de Cremona, teniendo como hilo conductor la visión arcádica que nos proporcionan la poesía de Petrarca, Tasso y Guarini. Siguiendo el orden cronológico encontramos un Ecco mormorar l’onde (Libro II, 1590) a cinco voces (todavía con una escritura más cercana al la prima prattica) pausado y sobrecogedor en la descripción de un amanecer. Delicadamente solemne pero a la vez festivo, resulta el “balletto” Della bellezza le dovute lodi, perteneciente a los desconocidos Scherzi Musicali (1607), donde se juega sabiamente con el contraste tímbrico entre los rittornelli y los tríos vocales. De la etapa veneciana es el Zefiro torna e’le bel tempo rimena (Libro VI, 1614). Aquí, el enfrentamiento entre “Naturaleza feliz-Yo infeliz” es pintado por Monteverdi a través de madrigalismos (ritmos complejos, disonancias abruptas) y expresado con ligereza en la primera parte y con una doliente intensidad en la segunda.

Del Libro VII (1619) se han escogido el “ballo concertato” Tirsi e Clori y la “canzonetta” Amor che deggio far, ambas pertenecientes a la seconda prattica. En Tirsi e Clori queda muy bien expuesta la polaridad de los personajes siguiendo la retórica del texto y mediante una expresividad casi escénica. Como punto de inflexión e introspección, encontramos el Lamento della Ninfa (Libro VIII, 1638), intensamente conmovedor en la interpretación de Alice Borciani.

La elección de la plantilla vocal es acertada: Alice Borciani y Manon Chauvin brillan por la belleza de sus timbres, ligeros y ágiles, que se funden en ocasiones como uno solo. Excelente también el tenor Ariel Hernández, muy expresivo, de registro homogéneo y voz cálida. Gabriel Díaz, Victor Sordo y Fabio Barrutia aportan la redondez sonora necesaria en las partes homofónicas. La adecuación estilística de las voces y la perfecta dicción del italiano antiguo muestran una amplia experiencia en este repertorio y un trabajo minucioso tanto por parte de los cantantes como del director.

El resto del color que completa la paleta sonora lo aporta un sobresaliente Ensemble Fontegara con Elvira Martínez Gabaldón y Daniel Pinteño en las partes de violines obligados y un grupo de bajo continuo con Alejandra Saturno en la viola de gamba, Sara Águeda con el arpa doppia y Pablo Zapico alternando la tiorba con una inusual guitarra barroca para las partes más festivas. Absolutamente coordinados con las voces, realizan un fraseo elegante y sutil, siempre al servicio de la palabra.

En definitiva, es un registro que aporta una visión renovada y fresca de una parte menos conocida del catálogo monteverdiano. Raúl Mallavibarrena logra unir la pasión mediterránea con la precisión anglosajona, dando un resultado brillante no fruto de la casualidad, sino de un conocimiento profundo de la música de Il Divino.

Mercedes García Molina

265
Anterior BACH: Sonatas y Partitas para violín solo BWV 1001 a 1006.
Siguiente OMBRA MAI FU. Obras de Francesco CAVALLI.