Música clásica desde 1929

Discos recomendados de Ritmo

En esta sección encontrará los 10 discos que la revista RITMO recomienda cada mes, clasificados por meses y por su orden de recomendación del 1 al 10. Se archivan los recomendados desde junio 2011, para ver anteriores ir a "Ritmo Histórico".
Haciendo "clic" en el título de cada disco o sobre la foto, accederá a su ficha y a la crítica publicada en Ritmo y, cuando es posible, a las diferentes tiendas donde podrá adquirir el disco físico, o a las plataformas digitales desde donde podrá escucharlo en "streaming" o descargarlo online.

Ritmo Abril 2022 - Núm. 960

LULLY: Atys

Bernard Richter, Stéphanie D’Oustrac, Emmanuelle de Negri, Nicolas Rivenq.
Les Arts Florissants / William Christie. Escena: Jean-Marie Villégier.
Naxos 2.110694-95 ( DVD)

 



La crítica

Luis XIV fue el impulsor junto a Molière y Jean Baptiste Lully de las comédie-ballet en las que el rey intervenía como danzante. Pero en 1675 Luis XIV era un rey maduro que se encontraba en el interludio de dos campañas de la Guerra de Holanda y que había dejado de bailar. Así es que para su estancia con la corte en Saint-Germaine-en-Laye, Lully preparó, junto al libretista Philippe Quinault, la primera tragédie en musique basándose en textos de Ovidio. Con un mayor peso dramático que las producciones anteriores de Lully, Atys se convirtió en la ópera favorita del rey.

En 1986, la feliz conjunción de Massimo Bogianckino, director de la Ópera de París, el escenógrafo Jean-Marie Villégier y William Christie dio lugar a primera representación en tiempos modernos de Atys y a una memorable gira internacional. En 2011, Les Arts Florissants revivieron y grabaron aquella première de los ochenta con una escenografía ambientada en el XVII y con una minuciosa reconstrucción de las coreografías de los ballets con la Compagnie Fêtes Galantes. La espléndida y estilizada escenografía de la época de Villégier consigue dos objetivos: llevar el criterio historicista también a los elementos escenográficos (por qué no) y eliminar las interferencias, distorsiones y distracciones que en ocasiones causa la escenografía moderna de lo fundamental, la brillantísima  interpretación de elenco vocal, del coro de Le Jardin des Voix y de Les Arts Florissants. Una joya que todo amante de la ópera barroca debe tener.

Mercedes García Molina
 

155
Anterior WEINBERG: La pasajera
Siguiente BACH: Pasión según san Juan