Música clásica desde 1929

Discos recomendados de Ritmo

En esta sección encontrará los 10 discos que la revista RITMO recomienda cada mes, clasificados por meses y por su orden de recomendación del 1 al 10. Se archivan los recomendados desde junio 2011, para ver anteriores ir a "Ritmo Histórico".
Haciendo "clic" en el título de cada disco o sobre la foto, accederá a su ficha y a la crítica publicada en Ritmo y, cuando es posible, a las diferentes tiendas donde podrá adquirir el disco físico, o a las plataformas digitales desde donde podrá escucharlo en "streaming" o descargarlo online.

Ritmo Noviembre 2020 - Núm. 944

HAENDEL: Semele.

Louise Alder, Hugo Hymas, Lucile Richardot, Carlo Vistoli, Gianluca Buratto, Emily Owen, Angela Hicks, Peter Davoren, Angharad Rowland, Dan D’Souza.
Monteverdi Choir.
English Baroque Soloists / John Eliot Gardiner.
Soli Deo Gloria SDG733 (3 CD)



La crítica

LA TEATRAL SEMELE DE GARDINER

Sir John Eliot Gardiner vuelve a grabar 37 años después la ópera Semele. Muchos melómanos se preguntarán porqué, ya que aquella grabación es considerada mítica al disponer de un fantástico plantel de solistas y de ser una de las primeras aproximaciones a esta ópera desde un punto de vista historicista. La respuesta se comprende en cuanto se escuchan las primeras pistas. Gardiner desea volver a esta obra, una de sus favoritas, de un modo absolutamente teatral, después de haber acumulado una sapiencia superlativa en su carrera.

Semele es una ópera compuesta en 1743 disfrazada de oratorio, cuyos hechos están basados es la mitología griega. Su estreno ocurrió en un ciclo de conciertos de Cuaresma, por lo que no hubiera podido haberse estrenado una ópera que contiene bastantes referencias eróticas. De hecho, Charles Jennens, libretista de Messiah, llegó a afirmar “no es un oratorio, sino una ópera obscena”. Ya desde la obertura inicial, la toma de sonido de Mike Hatch nos revela una disposición absolutamente escénica del espacio sonoro, situando al oyente en el centro de la orquesta con los dos soberbios clavecinistas totalmente polarizados en los extremos, con una disposición orquestal digna de un sonido al más puro estilo Dolby Atmos. Además, la grabación está realizada en directo durante una única función. Por todo esto la grabación no es tan perfecta como si se hubieran realizado en varios días, pero permite sentir el drama de inmediato.

La música que contiene la obra es realmente magnífica, repleta de arias irresistibles de todo tipo (virtuosas, líricas, sensuales, evocadoras), formidables duetos, recitativos acompañados e imponentes coros. Los solistas vocales que el maestro británico ha escogido son capaces de expresar impecablemente el carácter de su rol y de transmitir tan solo por el sonido los múltiples cambios de afecto (anhelos insatisfechos, humor, vanidad, erotismo, euforia, pérdida, ingenio, vulnerabilidad, enamoramiento) presentes en la ópera. 

Así, destaca Lucile Richardot como una experta en este cambio de afectos, ya que le corresponde desempeñar el doble rol de Juno y de Ino, por la mágica transformación a la que se somete para engañar a Semele. Richardot, bien conocida como una experta madrigalista, sabe aplicar todos los recursos del madrigalismo para cautivar al oyente, aunque tenga que sacrificar la calidad en la emisión. Semele es interpretada por una fantástica Louise Alder, poseedora de un bello timbre y de una especial dulzura, así como de una gran facilidad para el agudo y la coloratura. El tenor Hugo Hymas es el encargado de dar forma humana a Júpiter, con una gran igualdad en el registro y poseedor de un timbre muy del gusto británico. Los demás solistas cumplen perfectamente con sus roles, destacando por su oscuro y regio timbre al bajo Gianluca Buratto, que encarna a Cadmus y a Somnus.

El riquísimo bajo continuo, fundamental para toda esta teatralidad, está conformado por dos claves, tiorba, arpa más cello y contrabajo, lo que permite dar una formidable sonoridad a cada afecto. Brilla sobremanera la arpista Gwyneth Wentink, responsable de la mágica y ensoñadora atmósfera de la escena segunda del segundo acto. Si a todo esto sumamos la presencia de los fantásticos English Baroque Soloists y Monteverdi Choir, además de una fantástica y sobrenatural trama, no nos queda sino recomendar absolutamente su compra.

Simón Andueza

291
Anterior FLUTE CONCERTOS.
Siguiente BEETHOVEN: Obras para piano. Barenboim

Selector de temas