Música clásica desde 1929

Discos recomendados de Ritmo

En esta sección encontrará los 10 discos que la revista RITMO recomienda cada mes, clasificados por meses y por su orden de recomendación del 1 al 10. Se archivan los recomendados desde junio 2011, para ver anteriores ir a "Ritmo Histórico".
Haciendo "clic" en el título de cada disco o sobre la foto, accederá a su ficha y a la crítica publicada en Ritmo y, cuando es posible, a las diferentes tiendas donde podrá adquirir el disco físico, o a las plataformas digitales desde donde podrá escucharlo en "streaming" o descargarlo online.

Ritmo Abril 2024 - Núm. 982

HAENDEL: Cantatas

Francesca Aspromonte, Boris Begelman. Arsenale Sonoro.
Pentatone PTC5187083  (CD)



La crítica

Admito que la primera impresión con este registro fue inesperadamente mejorable. Serían las prisas, un mal día, o vaya usted a saber, pero escuché una excesiva presencia del violín y una Francesca irregular. Y es rarísimo, porque el programa es realmente atractivo (incluyendo la primera grabación de la deliciosa S’un di m’appaga HWV 223) y Francesca Aspromonte se encuentra entre mis cantantes favoritas.

En todo caso, no sé si rectificar es de sabios o simplemente necesario, porque el disco es verdaderamente fantástico, de una finura extraordinaria. Escuchar con calma Ho tanti affani o Quel povero core te gana definitivamente por dulzura y expresividad en el diseño melódico, justa inventiva y gusto exquisito en la ornamentación de las voltas, además de complicidad máxima con el soporte instrumental y altura técnica intachable en todos, que no está de más resaltar incluso aunque sea un mínimo exigible que solemos dar por sentado.

Simplemente ocurre que, aún con un nombre tan evocadoramente belicoso, la gente de Arsenale Sonoro tienden a lecturas más camerísticas, delicadas y sutiles, más pacíficas, algo que las maravillosas cantatas de Haendel no sólo admiten divinamente, sino que exigen; aunque a algunos nos pueda gustar más el Haendel extremo del escenario, este repertorio lo escribió cuando era joven, con el objetivo de agradar los gustos ilustrados y moderados en los salones de los más pudientes del XVIII. Y aunque poco después se pasara a la grandeza operística, antes nos dejó un alma enamorada dentro de este disco. Delicia.

Álvaro de Dios

54
Anterior HENZE: Das Floß der Medusa
Siguiente WAGNER: Parsifal