Música clásica desde 1929

Discos recomendados de Ritmo

En esta sección encontrará los 10 discos que la revista RITMO recomienda cada mes, clasificados por meses y por su orden de recomendación del 1 al 10. Se archivan los recomendados desde junio 2011, para ver anteriores ir a "Ritmo Histórico".
Haciendo "clic" en el título de cada disco o sobre la foto, accederá a su ficha y a la crítica publicada en Ritmo y, cuando es posible, a las diferentes tiendas donde podrá adquirir el disco físico, o a las plataformas digitales desde donde podrá escucharlo en "streaming" o descargarlo online.

Ritmo Julio-Agosto 2019 - Núm. 931

GUITAR DOUBLE CONCERTOS.

Obras de David DEL PUERTO, Antón GARCÍA ABRIL y Javier LÓPEZ DE GUEREÑA.
Miguel Trápaga, Teresa Folgueira, guitarras. Ángel Luis Castaño, acordeón. Fernando Arias, vibráfono. Oviedo Filarmonía / Óliver Díaz.
Naxos 8.573816 (CD)



La crítica

LA GUITARRA DE CONCIERTO

Si Rodrigo no hubiera compuesto el Concierto de Aranjuez habría que encargárselo. Gracias a esta obra, el público se acercó a un género de la guitarra clásica, el del instrumento de concierto con orquesta, que hasta entonces se había desarrollado poco y difundido menos. Su enorme aceptación provocó que, lo que hasta entonces apenas contaba con literatura musical, viera incrementarse su número a través de la voluntad de los compositores, a la que hoy día se ha sumado el empeño de los intérpretes.

Guitarra, acordeón y más

De la mano de otro guitarrista de profesión y vocación, Miguel Trápaga, llega el ambicioso proyecto Guitar Double Concertos de Naxos, junto a la Oviedo Filarmonía, dirigida por Óliver Díaz. Un trabajo muy completo y bien armado que surgió a raíz del encargo del acordeonista Ángel Luis Castaño y el propio Trápaga a David del Puerto. Mistral es el fruto de aquella semilla, un doble concierto formado por un movimiento que se levanta a partir de un tema. Su fuerte carácter hipnótico se intensifica progresivamente en el desarrollo de la pieza, dividida en secciones que giran alrededor de una danza. Ciertamente, los solistas ejecutan un baile, un diálogo rítmico y melódico que invita al abandono de la mente y la divagación. Es una magistral interpretación, elegante, que se complementa con una idónea orquestación, en la que no faltan marimba y campanas.

La segunda parte del disco la ocupa un doble concierto para dos guitarras y orquesta que no había sido grabado hasta la fecha, el Concierto de Gibralfaro de Antón García Abril. Dedicada a la ciudad de Málaga, cada nota evoca sus rincones y recuerda melodías populares o incluso a uno de sus más ilustres habitantes, Picasso; es una música sugerente, que se adapta perfectamente a la idiosincrasia del instrumento, y a la que Trápaga, junto a Teresa Folgueira, han sabido dotar de vida propia. Por último, la obra de Javier López de Guereña, Concierto ecuánime, reúne una singular simbiosis instrumental, la guitarra de Trápaga y el vibráfono de Fernando Arias. En tres movimientos se evidencian las influencias del jazz o los musicales y se aprecia la frescura de una música libre en apariencia, que se sustenta sobre una estructura elaborada minuciosamente. 

Esther Martín

394
Anterior BRAHMS: Sinfonías ns. 3 y 4.
Siguiente JANÁCEK: Cuartetos de cuerda ns. 1 y 2. LIGETI: Cuarteto n. 1.