Música clásica desde 1929

Discos recomendados de Ritmo

En esta sección encontrará los 10 discos que la revista RITMO recomienda cada mes, clasificados por meses y por su orden de recomendación del 1 al 10. Se archivan los recomendados desde junio 2011, para ver anteriores ir a "Ritmo Histórico".
Haciendo "clic" en el título de cada disco o sobre la foto, accederá a su ficha y a la crítica publicada en Ritmo y, cuando es posible, a las diferentes tiendas donde podrá adquirir el disco físico, o a las plataformas digitales desde donde podrá escucharlo en "streaming" o descargarlo online.

Ritmo Julio-Agosto 2021 - Núm. 952

DEBUSSY: Fantasía para piano y orquesta. Sonata para violín y piano. Sonata para chelo y piano. La Mer.

Martha Argerich, piano. Michael Barenboim, violín. Kian Soltani, chelo.
Staatskapelle Berlin / Daniel Barenboim.
DG 4837537 (CD)



La crítica

Para celebrar el 80 cumpleaños de la pianista Martha Argerich, el sello amarillo rescata un concierto de 2018, con dos obras de Debussy (conmemorativo del centenario de la muerte del compositor) y la participación de la argentina en la primera de ellas. Grabación en vivo (recibida en descarga digital), en el Musikverein de Viena, que nos permite redescubrir como Daniel Barenboim (al podio) se aproxima al Debussy juvenil, en la Fantasía para piano (que no se estrenó hasta después de su muerte), y al maduro de La Mer. En la primera obra (un intento de concierto para piano, bastante infrecuente) prima la vitalidad de Argerich al piano. Repleta de contrastes dinámicos y efusividad. Como si no pasaran los años.

En La Mer, el bonaerense se sitúa a mitad de camino entre el enfoque “wagneriano” de la obra (el mejor exponente de esta aproximación sería Karajan) y el de una lectura más “a la francesa”. Su orquesta berlinesa suena excelente. Pero no deja de ser una de las posibles razones para decantarse por ese enfoque intermedio. Las otras dos grabaciones nos permiten, nuevamente, disfrutar de un vibrante Daniel Barenboim (al piano), en compañía de su hijo y del chelista Kian Soltani. Arroya a ambos (sobre todo a Barenboim junior), en ambas Sonatas. Pero no importa. Son un digno complemento para disfrutar, nuevamente, de una eterna Argerich.

Juan Berberana

156
Anterior PROKOFIEV: El ángel de fuego.
Siguiente SONATA LUNATICA. Obras de BEETHOVEN.

Selector de temas