Música clásica desde 1929

Discos recomendados de Ritmo

En esta sección encontrará los 10 discos que la revista RITMO recomienda cada mes, clasificados por meses y por su orden de recomendación del 1 al 10. Se archivan los recomendados desde junio 2011, para ver anteriores ir a "Ritmo Histórico".
Haciendo "clic" en el título de cada disco o sobre la foto, accederá a su ficha y a la crítica publicada en Ritmo y, cuando es posible, a las diferentes tiendas donde podrá adquirir el disco físico, o a las plataformas digitales desde donde podrá escucharlo en "streaming" o descargarlo online.

Ritmo Noviembre 2018 - Núm. 923

DE SANTA MARIA. Músicas a la Virgen en la Baja Edad Media

Delia Agúndez, soprano. Aquel Trovar.
Fonoruz 2789 (CD)’



La crítica

La Baja Edad Media supuso el comienzo de la humanización, tanto de la sociedad feudal como del Cristianismo, mediante la exaltación de la figura femenina. Trovadores y troveros dotarán de atributos de perfección a una mujer casi inalcanzable a través de sus cantos de amor cortés. Con la reafirmación de María como madre y fuente de ternura maternal y misericordia, la mujer ya no es la encarnación del pecado, sino que también es vista como vía de acceso a la divinidad, como intercesora ante los hombres. Fruto de las nuevas fundaciones monásticas femeninas o simplemente como objeto de devoción privada, la imagen de la Virgen ocupará un lugar principal en las artes plásticas y en la música.

Este libro-disco de Aquel Trovar, de primoroso diseño, se extiende al rigor musicológico con el que dotan de un áureo hilo conductor al registro: desde el siglo XIII hasta el XV, siempre a través de fuentes hispanas como el Códice de Madrid, el Códice de las Huelgas (ambos recogen algunas novedades de la Escuela de Notre Dame), las Cantigas de Alfonso X El Sabio, el Cancionero de la Colombina o el desconocido manuscrito de Santa María de Vallbona, desgranan de forma delicadísima, etérea, y no exenta de cierta melancolía, estampies, secuencias y conductus. La límpida pero redonda y aterciopelada voz de la soprano Delia Agúndez, perfecta para este repertorio, añade una carnalidad a cada pieza que hacen de esta grabación un verdadero hortus deliciarum.

Mercedes García Molina

158
Anterior BEETHOVEN: Sinfonía n. 3. R. STRAUSS: Concierto para trompa Op. 11.
Siguiente KARAYEV: Sinfonía n. 1. Concierto para violín