Música clásica desde 1929

Discos recomendados de Ritmo

En esta sección encontrará los 10 discos que la revista RITMO recomienda cada mes, clasificados por meses y por su orden de recomendación del 1 al 10. Se archivan los recomendados desde junio 2011, para ver anteriores ir a "Ritmo Histórico".
Haciendo "clic" en el título de cada disco o sobre la foto, accederá a su ficha y a la crítica publicada en Ritmo y, cuando es posible, a las diferentes tiendas donde podrá adquirir el disco físico, o a las plataformas digitales desde donde podrá escucharlo en "streaming" o descargarlo online.

Ritmo Mayo 2019 - Núm. 929

CAMERON CARPENTER.

RACHMANINOV/CARPENTER: Rapsodia sobre un tema de Paganini. POULENC: Concierto para órgano. VIERNE: Sinfonía para órgano n. 1 (fragmento). Cameron Carpenter (International Touring Organ). Konzerthaus de Berlin / Christoph Eschenbach.
Sony Classical 889853390822  (CD)



La crítica

El sorprendente organista Cameron Carpenter ya nos dejó maravillados con la primera grabación (con el órgano diseñado a su medida, el International Touring Organ) en Sony (All you need is Bach). Pues su incursión en el repertorio concertado no hace sino aumentar nuestra admiración. Primero, porque su adaptación para órgano y orquesta de la Rapsodia sobre un tema de Paganini de Rachmaninov resulta modélica en su construcción, habida cuenta la complejidad que implica combinar la orquesta con un instrumento solista de posibilidades iguales o superiores a la misma. No hay interferencias relevantes, y la pieza del ruso revive en un espíritu nuevo, sin perder su esencia. Carpenter demuestra contención y virtuosismo, cuando se requiere, y nos arrolla cuando el romanticismo sin freno de la obra nos llama a ello.

Pero tampoco debemos perder de vista la fantástica versión del Concierto para órgano de Poulenc, como tantas obras del francés, una pequeña joya absurdamente olvidada por el repertorio tradicional. Carpenter, ahora como solista riguroso, lo borda. Nuevamente arrollándonos con su increíble técnica. Grabación que combina el pasado (el Konzerthaus de Schinkel y su orquesta berlinesa) y el presente más “tecnológico”. Y Eschenbach, además, da lo mejor de sí como acompañante que cree en el proyecto. De lo más estimulante de los últimos años, sin duda.

Juan Berberana

150
Anterior SHOSTAKOVICH: Cuartetos de cuerda ns. 5 y 7. Quinteto con piano Op. 57.
Siguiente BRUCKNER: Sinfonías ns. 1-9.