Música clásica desde 1929

Discos recomendados de Ritmo

En esta sección encontrará los 10 discos que la revista RITMO recomienda cada mes, clasificados por meses y por su orden de recomendación del 1 al 10. Se archivan los recomendados desde junio 2011, para ver anteriores ir a "Ritmo Histórico".
Haciendo "clic" en el título de cada disco o sobre la foto, accederá a su ficha y a la crítica publicada en Ritmo y, cuando es posible, a las diferentes tiendas donde podrá adquirir el disco físico, o a las plataformas digitales desde donde podrá escucharlo en "streaming" o descargarlo online.

Ritmo JULIO-AGOSTO 2015 - Núm. 887

BRAHMS: Serenata n. 2. Rapsodia para contralto. Sinfonía n. 2.

Sara Mingardo. Coro de la Radio Bávara. Orquesta del Festival de Lucerna / Andris Nelsons.
Accentus, ACC20325 (DVD)



La crítica

Tocado por los dioses

En el álbum doble de DG con los dos Conciertos para piano de Brahms con Hélène Grimaud y Andris Nelsons (Radio Bávara y Filarmónica de Viena) queda claro que tanto el piano de la francesa como la batuta del letón se colocaban en el pelotón de cabeza de la discografía, sobre todo en el Segundo Concierto: dos intérpretes aún jóvenes que escalan hasta lo más alto en obras tan comprometidas. El Concierto de violín del mismo compositor que se pudo ver y escuchar en Digital Concert Hall con Guy Braunstein (exconcertino de la Filarmónica de Berlín) es también asombroso, por parte de solista y batuta. Más una Cuarta Sinfonía vista también a través de esa vía y que me pareció la más bella escuchada desde la grabación de Giulini con la Filarmónica de Viena. O sea, que ya no es nuevo que Nelsons es quizá la batuta más inspirada hoy para interpretar al hamburgués.

Pues bien, como digo, en el DVD/Blu-ray del sello Accentus que acaba de aparecer, con la Orquesta del Festival de Lucerna (concierto celebrado el 15 y 16 de agosto de 2014, que estaba programado para el fallecido Abbado), Nelsons vuelve a dar la campanada. La Segunda Serenata que abre el programa, una partitura sin violines, es una obra relativamente menor, apenas frecuentada por las grandes batutas, pero no deja de ser una pieza deliciosa. Las grabaciones de Haitink, sobre todo (Concertgebouw 1981 y London Symphony 2004) me parecían, y han sido, modélicas, pero Nelsons va mucho más allá, convirtiendo esta versión, paladeada hasta el extremo y escudriñada hasta en sus menores pliegues, en referencia absoluta.

La Rapsodia para contralto cuenta con una artista capital como es Sara Mingardo, cuya voz, que sigue siendo lírica, suena ahora más grave que hace algunos años, aunque tal vez no llegue a ser una contralto propiamente dicha. Pero la veneciana (n. 1961) es una gran cantante y una gran intérprete, que dice el profundo y conmovedor texto de Goethe con penetración e inteligencia, aparte de pronunciar sin mácula. En cuanto a la dirección, convenientemente sombría y luego esperanzada, es también admirable, si bien a mí me gusta un poco más sosegada la estrofa central. No me llega a hacer olvidar a Böhm (con Ludwig) o a Haitink (con Hodgson). Estupendo el Coro de hombres de Radio Baviera. Lo que no se entiende es la ausencia de subtítulos en castellano: ¡es un poema de una veintena de versos!

La Segunda Sinfonía, muy lírica, está paladeada hasta el infinito, pero no por ello carece de crestas muy encrespadas en los dos primeros movimientos, como (para mí) debe ser. El fraseo es libre (sin la menor excentricidad), elástico y fluido, con momentos de maravilloso abandono, y la expresión predominante, de serena y excelsa ternura. Una vez más el recuerdo de Giulini es inevitable. Delicioso el Allegretto grazioso y sin excesos de brillantez el Allegro con spirito. La Orquesta de Lucerna, formada por músicos de élite, suena (por suerte) muy diferente de como solía a Abbado, que buscaba desesperadamente la transparencia: el letón la hace sonar mucho más robusta, más densa (nunca espesa o como un engrudo), con mayor presencia de la cuerda grave. O sea, lo que llamo una sonoridad más brahmsiana. Una joya de disco.

Ángel Carrascosa Almazán

985
Anterior SCHUBERT: Fierrabras.
Siguiente HALFFTER: Obras de cámara.

Selector de temas