Música clásica desde 1929

Discos recomendados de Ritmo

En esta sección encontrará los 10 discos que la revista RITMO recomienda cada mes, clasificados por meses y por su orden de recomendación del 1 al 10. Se archivan los recomendados desde junio 2011, para ver anteriores ir a "Ritmo Histórico".
Haciendo "clic" en el título de cada disco o sobre la foto, accederá a su ficha y a la crítica publicada en Ritmo y, cuando es posible, a las diferentes tiendas donde podrá adquirir el disco físico, o a las plataformas digitales desde donde podrá escucharlo en "streaming" o descargarlo online.

Ritmo Enero 2020 - Núm. 936

BRAHMS: Cuarteto de cuerda Op. 67, Quinteto con piano Op. 34.

Kirill Gerstein, piano. Hagen Quartett.
Myrios classics MYR021 (CD)



La crítica

Desde su creación en 1981, el Cuarteto Hagen ha estado avalado por gran cantidad de premios de música de cámara y por su contrato en exclusiva con Deutsche Grammophon, que les llevó a presentar más de cuarenta y cinco grabaciones de gran parte del repertorio para cuarteto de todas las épocas. Sus numerosos conciertos con colaboraciones como las de Nikolaus Harnoncourt, György Kurtág, Maurizio Pollini, Mitsuko Uchida, Sabine Meyer o Heinrich Schiff, por citar solamente algunos, nos hacen encontrarnos ante una de las agrupaciones camerísticas más consolidadas del momento. 

En esta ocasión presentan la que es su primera grabación del Cuarteto de cuerda n. 3 en si bemol mayor Op. 67 de Johannes Brahms, junto a su Quinteto con piano en fa menor Op. 34, para el que se han unido a otro de sus habituales colaboradores, el pianista Kirill Gerstein. En ambas páginas vuelven a dejar evidencia, una vez más, de la maestría que los caracteriza para abordar los retos que presenta la escritura del compositor alemán. En el Cuarteto logran a la perfección la intención que Brahms tenía de combinar un humor y un equilibrio clásico que lo acercara a Mozart por la claridad y la transparencia en la articulación y en el fraseo, que vuelven a demostrar en el Quinteto reflejando la idea de lograr “aquella profunda melodía, a veces más agitada pero siempre amable”, de la que siempre hablaba Brahms. Toda una invitación a indagar en el campo psicológico-expresivo, nostálgico y reflexivo que de forma constante subyace en toda su obra.

María del Ser

116
Anterior BARBER: Vanessa.
Siguiente BEETHOVEN: Sinfonías ns. 5, 6, 7 y 9. Triple Concierto para piano, violín y violonchelo.