Música clásica desde 1929

Discos recomendados de Ritmo

En esta sección encontrará los 10 discos que la revista RITMO recomienda cada mes, clasificados por meses y por su orden de recomendación del 1 al 10. Se archivan los recomendados desde junio 2011, para ver anteriores ir a "Ritmo Histórico".
Haciendo "clic" en el título de cada disco o sobre la foto, accederá a su ficha y a la crítica publicada en Ritmo y, cuando es posible, a las diferentes tiendas donde podrá adquirir el disco físico, o a las plataformas digitales desde donde podrá escucharlo en "streaming" o descargarlo online.

Ritmo NOVIEMBRE 2011 - Núm. 846

BEETHOVEN: Cuartetos op. 18/ 3 y 5 y op. 135.

Cuarteto Artemis 
Virgin, 50999 0708342 6 (CD)



La crítica

El Cuarteto Artemis no sólo ha superado lo que parecía una grave crisis con la sustitución simultánea de dos de sus atriles (segundo violín y viola), sino que podría decirse, a tenor de sus últimos discos y conciertos, que ha salido reforzado. Su mejor adquisición ha sido el violinista Gregor Sidl, un músico y un instrumentista formidable, que alterna con Natalia Prischepenko en las labores de primer violín. Friedemann Weigle, el nuevo viola, procedente del Cuarteto Petersen, con ser extraordinario, no hace olvidar a su antecesor, Volker Jacobsen. Las sucesivas entregas de lo que va a ser una integral beethoveniana (que están tocando también en concierto en numerosas ciudades) nos revela a lo más parecido que pueda imaginarse a un cuarteto concertante, por tomar prestado un viejo término del siglo XVIII. El Artemis toca ahora de pie y parece que también eso coadyuva a su estilo más solístico, a su sonido de inusual intensidad. El abismo casi insalvable entre la op. 18 y el Cuarteto op. 135 tampoco parece tal para el Artemis, que se mueve con idéntica sensación de dominio entre el clasicismo de los primeros y el subjetivismo a ultranza del segundo (en este comandado por un sensacional Gregor Sidl). Basta comparar las series de variaciones del op. 18 núm. 5 y las del op. 135 para constatar el enorme trayecto cubierto por Beethoven en poco más de veinte años. El Artemis cada vez se parece menos al que fuera su mentor, el Cuarteto Alban Berg, y sus versiones son torrenciales, intensas y eminentemente virtuosísticas: ¡qué introducción del finale del op. 135! Un nuevo capítulo, por tanto, de una integral llamada a hacer historia.

LG
2822
Anterior GILBERT AND SULLIVAN: The Very Best.
Siguiente FALLA: Obras para piano. Noches en los Jardines de España.