Música clásica desde 1929

Discos recomendados de Ritmo

En esta sección encontrará los 10 discos que la revista RITMO recomienda cada mes, clasificados por meses y por su orden de recomendación del 1 al 10. Se archivan los recomendados desde junio 2011, para ver anteriores ir a "Ritmo Histórico".
Haciendo "clic" en el título de cada disco o sobre la foto, accederá a su ficha y a la crítica publicada en Ritmo y, cuando es posible, a las diferentes tiendas donde podrá adquirir el disco físico, o a las plataformas digitales desde donde podrá escucharlo en "streaming" o descargarlo online.

Ritmo NOVIEMBRE 2016 - Núm. 901

ARGERICH & PERLMAN.

BACH: Sonata BWV 1017. BRAHMS: Scherzo F.A.E. SCHUMANN: Sonata n. 1 Op. 105. Fantasiestücke Op. 73. Itzhak Perlman, violín. Martha Argerich, piano.
Warner Classics, 0190295937881 (CD)



La crítica

A pesar de la escueta duración del disco (51 minutos saben a poco cuando se ha conseguido sentar en la misma mesa a estos dos portentos), la variedad lo hace amplio, desde Bach a Brahms, pasando por Schumann, de quien, en registro en vivo (Saratoga, 1998, solo la Sonata), se ofrecen obras que se encuadran de forma distinta en los temperamentos de Argerich y Perlman. La Sonata Op. 105, una desencadenante de emociones convulsas desde la primera nota, ya había sido llevada al disco por la pianista con Gidon Kremer, interpretación más concentrada que esta, donde el registro agudo de Perlman frota la lámpara mágica de las emociones con su habitual clase. Las Fantasiestücke Op. 73 son de sobra el ciclo de “fantasías” de cámara más interpretado y versionado de Schumann (original para clarinete, se interpreta al oboe, violín, cello o viola); su melodismo fluye en el sonido aterciopelado de Perlman (Lebhaft) y Argerich deja correr su fantasía con un refinado colorido y legato exquisito, alcanzando un éxtasis emocional en el Rasch und mit Feuer final. La curiosidad del Scherzo F.A.E de Brahms nos invita a pensar en unas Sonatas íntegras del hamburgués por este par de dos (Brahms no es habitual de Argerich), mientras que el Bach es en extremo pulcro, casi místico, desafiando los límites del volumen de Perlman.

Gonzalo Pérez Chamorro

1020
Anterior HAENDEL: Hercules.
Siguiente BELLINI: I Capuleti e i Montecchi.

Selector de temas