Música clásica desde 1929

Discos recomendados de Ritmo

En esta sección encontrará los 10 discos que la revista RITMO recomienda cada mes, clasificados por meses y por su orden de recomendación del 1 al 10. Se archivan los recomendados desde junio 2011, para ver anteriores ir a "Ritmo Histórico".
Haciendo "clic" en el título de cada disco o sobre la foto, accederá a su ficha y a la crítica publicada en Ritmo y, cuando es posible, a las diferentes tiendas donde podrá adquirir el disco físico, o a las plataformas digitales desde donde podrá escucharlo en "streaming" o descargarlo online.

Ritmo Octubre 2021 - Núm. 954

ARENSKY: Trío con piano n. 1. TANEYEV: Trío con piano Op. 22

(Historia de los Tríos con piano rusos, vol. 4).
The Brahms Trio (Nikolai Sachenko, Kirill Rodin, Natalia Rubinstein).
Naxos 8.574115 (CD)



La crítica

Un nuevo álbum del Trío Brahms (esta es la cuarta entrega), una agrupación que está llevando a cabo un magnífico trabajo con la serie “Historia del Trío con Piano Ruso”, esta vez con obras de Arensky y Taneyev. Anton Stepanovic Arensky fue alumno de Rimsky-Korsakov en el Conservatorio de San Petersburgo. Su repertorio abarca tres óperas, un ballet, dos Sinfonías, conciertos para violín y para piano, música de cámara, etc.

Su Trío n. 1 en re menor Op. 32 es una obra ambiciosa, expresiva, con momentos de un gran lirismo, como es el caso del tercer tiempo, Elegía, con el violín en el registro agudo, el cello en pizzicati y el piano con una interminable sucesión de arpegios, todo un referente romántico de gran nivel contrapuntístico.

Sergey Ivanovic Taneyev, tan solo cinco años mayor que Arensky, estudió con Tchaikovsky en el Conservatorio de Moscú, también de familia amante de las artes. Taneyev recibió clases de piano de Nikolai Rubinstein y estrenó en Moscú el Concierto para piano n. 1 de Tchaikovsky. Su Trío en re mayor Op. 22 es enérgico, se mueve en regiones más trágicas y oscuras que el de Arensky, aunque sin abandonar remansos de lirismo como el Andante espressivo.

La influencia de Tchaikovsky en ambos es más que evidente: solemnidad, rico contrapunto, efervescencia lírica. Sin duda otro buen trabajo de The Brahms Trio.

Paulino Toribio

261
Anterior SCHWEITZER: Die Auferstehung Christi, Missa Brevis, Lobet, ihr Knechte des Herrn.
Siguiente BRUCKNER: Sinfonías ns. 1-9.

Selector de temas