Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / Yolanda Auyanet y Karek Mark Chichon en homenaje a Kraus - por Juan F. Román Rodríguez

Las Palmas de Gran Canaria - 27/11/2023

El concierto anual de homenaje a Alfredo Kraus que organiza la Fundación Auditorio y Teatro de Las Palmas de Gran Canaria en el día del aniversario del nacimiento del tenor, llegó a su XXI edición. En esta ocasión participaron la soprano Yolanda Auyanet junto a la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria y su titular Karel Mark Chichon.

La primera parte del programa se centró en la ópera belcantista italiana, un repertorio que la soprano grancanaria ha frecuentado con éxito en sus 30 de carrera, cumplidos este 2023. Abrió la velada la romanza y cabaletta “Com'è bello... Si voli il primo a cogliere...” de la Lucrezia Borgia de Donizetti, seguido por la celebérrima cavatina “Casta diva” de la Norma de Bellini para concluir la primera parte con la escena final de Il Pirata de Bellini “Col sorriso d’innocenza...Qual suono ferale...Oh Sole!”.

Los tres personajes han sido asumidos en diferentes ocasiones por Auyanet sobre la escena, lo cual le otorga un completo dominio de los mismos, exhibiendo una voz en excelente estado, de soprano lírica plena, manteniendo la belleza y personalidad de timbre que siempre la han distinguido, con un centro corpóreo, graves bien apoyados y agudo excelentemente proyectado, sin asomo de vibrato.

Conserva además la facilidad para los pasajes de canto más florido, como demostró en las cabalettas finales. Impecable línea de canto en Lucrezia, enriquecida por hermosos reguladores y fáciles subidas al agudo, que llegaron al paroxismo en la invocación lunar de Norma, expuesta con exquisita delicadeza poniendo de manifiesto el carácter hipnótico de una melodía sublime, para concluir con la terriblemente exigente escena de Il Pirata, resolviendo tanto la estática belleza del aria, inconfundiblemente belliniana, como la aterradora cabaletta, con amplios intervalos que llevan a la voz a los extremos de tesitura, manteniendo el carácter alucinado y paroxístico propio de una gran trágica.

La segunda parte, centrada en la zarzuela, tuvo un carácter más amable, incluyendo piezas muy conocidas como La canción de Paloma del Barberillo de Lavapiés, Romanza de Catalina de Los diamantes de la corona, ambos de Barbieri o la Canción española “Yo quiero a un hombre” de El Cabo Primero de Fernández Caballero junto a la Canción Veneciana de El Carro del Sol de Serrano, cantadas con impecable estilo, exhibición de medios y diáfana dicción por Yolanda Auyanet, que se convirtió en desparpajo en el Zapateado de La Tempranica de Giménez dado como propina.

Karel Mark Chichon, como director especialmente dotado para la música escénica, se desempeñó cómodamente tanto en el belcanto italiano como en la zarzuela, añadiendo idiomáticos arreglos orquestales de su mano de la Malagueña de Lecuona o La Jota de La Dolores de Bretón afortunadamente interpretados por su Orquesta Filarmónica de Gran Canaria.

Juan Francisco Román Rodríguez

 

Yolanda Auyanet, soprano.

Orquesta Filarmónica de Gran Canaria / Karel Mark Chichon.

Obras de Donizetti, Rossini, Bellini, Chueca, Barbieri, Soutullo y Vert, Lecuona, Serrano, Bretón, y Fernández Caballero.

Auditorio Alfredo Kraus. Las Palmas de Gran Canaria.

 

Foto © Nacho González 

83
Anterior Crítica / Dos grandes - por Francisco Villalba
Siguiente Crítica / A Sea Symphony - por Luis Mazorra Incera