Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / Una tercera B... cordial e imprevista (Orquesta Nacional de España) - por Luis Mazorra

Madrid - 24/02/2021

La Canción del destino de Johannes Brahms fue la primera estación del programa comandado por David Afkham al frente de la Orquesta Nacional de España en concierto de temporada.

Una estructura tripartita y simétrica resuelta con solidez y plasticidad, tanto en su misterioso remanso de sus extremos como en su inquietante desarrollo interior, salvando con naturalidad la complejidad añadida de estas distancias dispares en los elencos coral y orquestal.

El pacífico y seductor planteamiento de Nänie del propio Brahms que siguiera, fue, aún si cabe más que en la previa y más rodada Canción del destino, demostración palmaria de la capacidad de los cantantes para mantener, cuerda por cuerda y en su conjunto, la homogénea difusión de su línea de canto, de alguna manera, calculando sus dinámicas para mantener el empaste preciso pese a las distancias citadas... y la mascarilla. Una densidad acústica ciertamente comprometida, tanto entre sí, como, y esto tiene especial importancia en estas obras sinfónico-corales, en relación a la orquesta, que, por su parte, mantiene condiciones geométricas más compactas, más próximas entre sí y del podio.

El Primer concierto para piano de Ludwig van Beethoven con el solista Daniil Trifonov, presentó otras formas y una acertada estética interpretativa diferenciada respecto al previo Brahms. Hechuras que, en la práctica, se vieron plasmadas en una más vivaz articulación y limitada aportación dinámica, al margen de su ya incipiente carácter. Claridad y vitalidad en el dibujo de las diversas líneas melódicas en un fluido diálogo con la orquesta que se viera coronado de un rotundo remate que marcaba, con relativa contundencia, el último proceso cadencial.

La propina, un arreglo para piano -probablemente basado en el conocido, e “histórico” ya, de Myra Hess- del conocido coral: Jesus bleibet meine Freude de la Cantata “Herz und Mund und Tat und Leben”, B.W.V. 147, de Johann Sebastian Bach, ofreció un inesperado bálsamo a aquel desarrollo de tensiones e ínfulas más o menos clásicas o más o menos románticas, en ciernes o “progresivas”, que le habían precedido. Una joya del contrapunto figurado ofrecida con la serenidad que la caracteriza y tanto se necesita en estos momentos.

Fue su cordial e imprevista... “tercera B”. La B que le faltaba a un programa de concierto que, de esta forma, “progresó” de un Brahms sinfónico-coral, al primer Beethoven, y de éste, a Bach... ¿O el “progreso” era al revés...?

Luis Mazorra Incera

Daniil Trifonov, piano. Orquesta Nacional de España / David Afkham.

Obras de Bach, Beethoven y Brahms.

OCNE. Auditorio Nacional de Música. Madrid.

278
Anterior Crítica / Un órgano encantado (Bach Vermut - CNDM) - por Luis Mazorra
Siguiente Crítica / De Chequia a Italia (Orquesta RTVE) - por Luis Mazorra

Selector de temas