Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / Una Misa por la paz - por Luis Mazorra Incera

Madrid - 26/12/2022

En sesión nocturna (en hora no tan habitual en la programación del Auditorio Nacional de Música como lo fuera hace apenas un par de décadas y no demasiado público), escuchamos la Missa Latina "pro pace" del portorriqueño Roberto Sierra en la versión de la Orquesta y el Coro (preparado por Josep Vila) de la Comunidad de Madrid, con los solistas vocales Katerina Tretyakova, soprano, y James Cleverton, barítono, bajo la atenta dirección de Karen Kamensek.

Una Misa (como saben, los números fijos cantados del ritual de ésta ofrecidos secuencialmente en la forma convenida en concierto moderno) en visperas de la Navidad misma: una "Missa pro pace" escrita y ofrecida, pues, tanto en el día de su estreno en Washington en 2006, como, por ende, hoy en el Auditorio Nacional de Música de Madrid: "... por la paz".

Una Misa que abundó, casi de principio a fin, en una orquestación de notable y ubicua densidad.

Los detalles tímbricos presentes, quedaban, así, un tanto ocultos en un planteamiento de tendencias masivas, claramente conducido en todo momento, eso sí, por Kamensek.

Sus desdibujados remansos de pulso, trataban, de cuando en cuando, hacer perder esta noción.

Sobre este magma sonoro propuesto por Sierra, los dos solistas brillaron en roles expuestos en cuanto a su protagonismo y tesituras, con algún que otro sugerente melisma intercalado.

La relativa puntuación folclórica quedó más patente en el tramo final del Ofertorio, con entrecortados pasajes alelúyaticos. Pasajes que dieron a este remate, más generosa que fervorosa brillantez, y que, de esta forma, preparaban la propia coda de toda la partitura en su conjunto.

Un clima que se contagió de este Ofertorio a un vistoso y danzable arranque del Santo.

El Benedictus solista fue uno de los momentos destacados de la interpretación de Tretyakova, con aquel denso cromatismo al que pronto se unieron coro y barítono.

Un momento destacado junto al que protagonizara la propia soprano, en el tramo final del Agnus, aquí en clima de mayor intimidad con el coro ("Mi paz os dejo, Mi paz os doy…") antes de un inesperado Aleluya final.

Un Agnus de arranque melismático en el barítono atrajo de nuevo las sombras de aquella complejidad cromática de comprometida afinación, para abocar en aquel íntimo momento (en línea con el consabido… dona nobis pacem… aquí titular) y, como dije, el inesperado Aleluya.

Un Aleluya, colofón un tanto forzado aunque eficaz, que volvió decidido a la gustosa textura folclórica para terminar en punta una Misa pensada, así, para el concierto.

Luis Mazorra Incera

 

Katerina Tretyakova, soprano; y James Cleverton, Barítono.

Orquesta y Coro de la Comunidad de Madrid / Karen Kamensek.

Missa Latina "pro pace" de Roberto Sierra.

ORCAM. Auditorio Nacional de Música. Madrid.

 

Foto: Karen Kamensek / © Yossi Zwecker

301
Anterior Crítica / “Hombres incautos y bobos” - por Javier Extremera
Siguiente Crítica / Volodos: el arte de la introspección - por José M. Morate Moyano