Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / Un día tristemente inolvidable (ABAO)

Bilbao - 28/10/2020

Pocas horas antes del establecimiento de un estricto confinamiento perimetral en todos los municipios de la Comunidad Autónoma los que no vivimos en Bilbao pudimos acercarnos al Euskalduna para asistir a la que ha sido en opinión de quien firma una de la más tristes que jamás recuerda: apenas cuatrocientas personas en un recinto enorme, un ambiente de tristeza general provocada por la incertidumbre en la que vivimos que convirtió al público en un ente apático y silencioso y una ópera hermosa y desconocida en la historia de la ABAO que ha sido mutilada hasta tornarla irreconocible.

Con todos estos elementos parece imposible salir contento de una velada en la que, sin embargo, tanto lo artístico como lo organizativo han estado a buena altura.

De hecho, seguramente todo lo vivido está muy lejos de corresponder al esfuerzo realizado por una y otros.

Nada que reprochar a la organización que ha tenido que lidiar con continuos cambios de criterio hasta provocar el desconcierto en socios, abonados y público en general; nada que reprochar a unos artistas que han tratado de suplir las carencias de un espectáculo hipotecado per se y que han tratado de traducirnos lo que quedaba de Il turco in Italia.

Vocalmente hablando, tras constatar que algunos papeles quedaron reducidos a la mera anécdota podemos citar la voz de Paolo Bordogna dando adecuada entidad al turco Selim y una Sabina Puértolas menos pizpireta de lo deseable aunque de evidente seguridad vocal. Girolami es un bajo de la escuela bufa tradicional italiana y Alegret, de voz clara y hermosa, respondió con un Narciso muy solvente. Entregado Pietro Spagnoli y entre los papeles menores llamó la atención la Zulma de Marina Viotti.

La chispa de la puesta en escena no llegó a cuajar; seguramente, nada ayudó a ello. Ahora nadie sabe que será de la verdiana Alzira, el ¿próximo? título.

Enrique Bert

Sabina Puértolas, Marina Viotti, David Alegret, Pietro Spagnoli, Paolo Bordogna, Renato Girolami y otros. Orquesta Sinfónica de Bilbao. Dirección de escena: Emilio Sagi. Dirección musical: Christophe Rousset. Il turco in Italia, de Gioacchino Rossini. 

Palacio Euskalduna, Bilbao

577
Anterior Crítica / Pablo Heras-Casado: Beethoven solidario
Siguiente Crítica / Un ardor… ¿contagioso?