Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / Temperamentos - por Luis Mazorra Incera

Madrid - 30/06/2023

La Orquesta Sinfónica de Madrid, Titular del Teatro Real, bajo la dirección de Pablo González, ofreció en el remate a su temporada de conciertos en el Auditorio Nacional de Música de Madrid, un programa equilibrado en su doble proyección popular y renovada, y, en cierto modo, estimulante.

Un programa que, pese a estructurarse en la forma tripartita tradicional, pasó por tres etapas de notable interés individual.

Para empezar, entre violento y juguetón, el, en cualquier caso inquieto poema sinfónico de Richard Strauss: Las alegres travesuras de Till Eulenspiegel…

Una página más de una temporada en Madrid (... y lo que sigue en algún festival veraniego…) curiosamente pródiga (?!) en obras del de Múnich.

Una versión donde lo dramático sugerido, expresado, pintado con música por este poema sinfónico pasó al primer plano, con momentos especialmente expresionistas e histriónicos en el ámbito de una tragedicomedia anunciada.

A este dinámico y, todo hay que decirlo, algo tendente al forte, fortissimo y allegados, Strauss de hoy, le siguió el también inquieto, pero en otro sentido vital: en lo detallista y orfebre, el Concierto para violoncello  orquesta op. 101 en Re mayor, con Simon Veis de solista.

Una versión ofrecida de menos a más, con dos destacados últimos movimientos de preciso y terso sonido, sentido, afinación y agilidad en el último de ellos…

Y, tras este Haydn más transparente y un merecido descanso, los Cuatro temperamentos del danés Carl Nielsen, o, si prefieren, su Segunda sinfonía.

Tras un primer movimiento, Allegro (colérico para Nielsen…), escuchamos los momentos más logrados de esta Sinfonía con una más comedida y variada paleta dinámica, en andas de los caracteres flemático (Andante cómodo y flemático) y melancólico (Andante melancólico).

El finale, un Allegro, esta vez, sanguíneo y extrovertido, volvió a los derroteros del movimiento inicial, en espíritu más asertivo.

Luis Mazorra Incera

 

Simon Veis, violonchelo.

Orquesta Sinfónica de Madrid / Pablo González.

Obras de Haydn, Nielsen y Richard Strauss.

OSM. Auditorio Nacional de Música. Madrid.

118
Anterior Crítica / Vasily Petrenko y Rachmaninov, un binomio imbatible - por Juan F. Román Rodríguez
Siguiente Crítica / Lección magistral de Ton Koopman en el Festival de Granada - por Gonzalo Roldán Herencia