Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / Stephanie Childress, apuesta ganadora - por Juan Carlos Moreno

Barcelona - 29/04/2024

A partir de la próxima temporada, la franco-británica Stephanie Childress será la principal directora invitada de la Orquestra Simfònica de Barcelona i Nacional de Catalunya (OBC). A tenor de lo escuchado el pasado 28 de abril, es una estupenda noticia, pues esta jovencísima directora (nació en 1999) dio cuenta de una versatilidad y una capacidad de comunicación encomiables.

El programa se abrió con la Fantasia del trencadís, una obra de Joan Guinjoan que parte de su ópera Gaudí y, a nivel musical, intenta plasmar la técnica del trencadís (un tipo de mosaico hecho a partir del reaprovechamiento de fragmentos cerámicos). Lo que en ella se “rompe” y se reconfigura son pequeños motivos y temas, entre ellos el del Dies irae gregoriano y melodías populares del Riudoms natal del compositor. El sentido del ritmo y el color característico de Guinjoan alcanza aquí una de sus más remarcables expresiones. A través de un gesto preciso, Childress supo plasmar esa riqueza sonora, así como el hedonismo y luminosidad de la partitura.

A esa obra le siguió el Concierto para piano n. 2 de Chopin. Como solista actuó la rusa Yulianna Avdeeva, ganadora en 2010 del primer premio del Concurso Chopin de Varsovia. En su lectura primó la elegancia sobre la fuerza y el arrebato, con un fraseo exquisito y unos diminuendos sencillamente magistrales. Más que pulsar las teclas, las acariciaba, obteniendo un sonido cristalino que destilaba la más pura esencia chopiniana. La energía la aportó Childress, aunque mesurándola con inteligencia, consciente de que esta obra, más que un concierto al uso, es una composición para piano con acompañamiento de orquesta. Inteligente fue también la decisión de disminuir la sección de cuerdas para buscar un mayor equilibrio con el piano y no menos con el resto de la orquesta. Logró así sacar petróleo de una instrumentación más funcional que inspirada.

La guinda llegó en la segunda parte con las Danzas sinfónicas de Rachmaninov, una obra en la que el motivo del Dies irae cobra también un especial protagonismo. Childress modeló una versión que arrebató por su incisiva rítmica, su plasticidad y transparencia sonoras, su calidad en la construcción y las dinámicas, y, sobre todo, por su sentido del tempo. Este se apreció especialmente en el Andante con moto (tempo di valse) central, en el que el vals fue algo vivo, que se ralentizaba y animaba de manera natural y particularmente expresiva.

En definitiva, un concierto redondo protagonizado por una excelente pianista y, sobre todo, por una jovencísima directora que parece estar quemando etapas a una velocidad increíble. Teniendo eso en cuenta y visto el rendimiento que extrajo de la OBC y la calidad de sus interpretaciones, la apuesta por nombrarla principal directora invitada es ganadora.

Juan Carlos Moreno

 

Yulianna Avdeeva, piano.

Orquestra Simfònica de Barcelona i Nacional de Catalunya / Stephanie Childress.

Obras de Guinjoan, Chopin y Rachmaninov.

L’Auditori, Barcelona.

 

Foto: Stephanie Childress / © Karolina Heller

86
Anterior Crítica / Épico Beethoven de Josep Vicent - por José Antonio Cantón
Siguiente Crítica / El matrimonio secreto se estrena en Gran Canaria - por Juan Francisco Román Rodríguez