Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / S.D.G. - por Luis Mazorra Incera

Madrid - 11/11/2023

Tres breves madrigales de la tradición renacentista inglesa dieron comienzo a un programa SATÉLITES de la OCNE, con protagonismo del Coro Nacional de España dirigido por Miguel Ángel García Cañamero. Un concierto que se iba pronto a centrar en tres magníficos motetes bachianos, escritos bajo aquella noble intención titular (de estas líneas y del propio concierto en la sala de cámara del Auditorio): S.D.G. (Soli Deo gloria).

La dulzura de: Ah, Robin, gentle Robin (Robin, gentil Robin) de William Cornish, se contestó con el mayor dínamismo de Strike it up, Tabor (¡Toca, tambor!) de Thomas Weekles, ambas para voces masculinas.

Por fin, para voces mixtas, la exultante factura de Blow out the trumpet (¡Tocad la trompeta!) de Martin Peerson dio espléndido remate a este tríptico de atmósfera renacentista, anunciando aquí ya un relativo cambio estético.

Un arranque netamente contrastante con la unidad de lo que se seguía, pero que, sin embargo, se ajustó a la postre perfectamente, dando de inicio, esa sutil cualidad puramente vocal y lírica al concierto que enlaza con otras tradiciones (¿reine Musikreine Lyrik… reine Dichtung…?).

Sobre el papel, un arranque, pues, contrastante o, al menos, complementario por intención y estética, con lo que se seguiría de inmediato: Johann Sebastian Bach.

El limpio y jugoso motete: Jesu, meine Freude (Jesús mi alegría) es ya un clásico de las agrupaciones corales. Fue ofrecido al margen de interpretaciones más intensas o dramáticas, bajo el manto de aquella apuesta por la transparencia y el equilibrio vocal, heredera del repertorio anterior, que contaba con una veintena de voces del Coro Nacional.

Precioso y preciosista el motete Ich lasse dich nicht (No te dejaré), BWV Anh. 159 que le siguió. Versión de destacada articulación y textura claramente diferenciada entre voces, casi instrumental por momentos, y eficaz en la convergencia puntual de sus estratos previamente preparados para tal fin.

Un espléndido primer número, complejo y pleno de dinamismo y arrojo, anunció una obra donde aquel preciosismo de articulación del breve motete anterior, se había hecho ya técnica desbordante en el doble coro de su motete: Singet dem Herr ein neues Lied (¡Cantad al Señor un cántico nuevo!).

De propina, la ("pequeña") Fuga en sol menor de Bach en versión vocal y jazzística (Jazz-Bach) muy (in the mood) del pasado siglo y aún de éste, en un pretendido alarde, perpetuum mobile presto de dicción y simpatía.

(S.D.G.)

Luis Mazorra Incera

 

Ismael Campanero, contrabajo y violone; Daniel Oyarzabal, órgano positivo y clave.

Coro Nacional de España / Miguel Ángel García Cañamero.

Obras de Bach, Cornish, Peerson y Weekles.

CNE. Auditorio Nacional de Música. Madrid.

77
Anterior Crítica / Cuando todo confluye - por Juan Manuel Ruiz
Siguiente Crítica / Un extraño cóctel - por Francisco Villalba