Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / Cuando todo confluye - por Juan Manuel Ruiz

Madrid - 10/11/2023

La Orquesta Sinfónica y Coro RTVE, dirigida por el maestro norteamericano Leonard Slatkin, y con la participación del gran pianista español Joaquín Achúcarro, ambos de dilatada y reconocida trayectoria internacional, fueron los protagonistas del pasado concierto en el Teatro Monumental de Madrid, dejando huellas evidentes de su vívida actuación. En programa, obras de Cindy McTee, F. Chopin y J. Sibelius.

Se Abrió el concierto con Circuits, de McTee, una de las más distinguidas compositoras norteamericanas de su generación –esposa de Slatkin-, y cuya estética está muy bien representada en la obra programada. Compuesta en 1990, y de unos cinco minutos de duración, la pieza destaca por su gran energía dinámica, cierto carácter lúdico y guiños al jazz. Los motivos musicales se suceden de forma yuxtapuesta bajo un implacable pulso rítmico y variedad tímbrica, que cohesionan los fugaces materiales sonoros utilizados dentro de una clara unidad formal. Presente en la sala, McTee fue calurosamente ovacionada por el público.

Continuó la velada con el Concierto para piano y orquesta Núm. 2, en fa menor, Op. 21, de Chopin, teniendo como solista a Joaquín Achúcarro, claro paradigma de genialidad y sabiduría, y en plenas facultades en sus recién cumplidos 91 años. Achúcarro aborda con extremo control y maestría los pasajes más comprometidos de su parte pianística, como demostró en los movimientos extremos, Maestoso y Allegro vivace, fluyendo con naturalidad y precisión, sin alardes vacuos virtuosísticos, y siempre al servicio de la clara exposición de las ideas musicales y el contorno formal de la obra. Slatkin, por su parte, se tornó en todo momento eficaz en el acoplamiento entre solista y formación, subrayando los momentos de mayor densidad orquestal o sustentando sutilmente a la parte pianística cuando la partitura lo demanda.

Uno de los momentos mágicos de la interpretación fue el segundo movimiento, Larghetto, en el que Achúcarro exhibió la grandeza y magisterio que definen su arte en la intensa delicadeza del fraseo sobre las cuerdas en pianissimo y el uso apropiado del pedal, en total complicidad con orquesta y director, este último elegante, flexible en los rubato y acertado en el balance sonoro. El auditorio en pleno agasajó con sentidos y vivos aplausos esta inolvidable actuación del maestro Achúcarro.

La Sinfonía Núm. 1, en mi menor, Op. 39, de Jean Sibelius, cerró esta vibrante jornada musical. La Orquesta Sinfónica de RTVE exhibió sus mejores virtudes bajo la batuta de Slatkin. Muy destacado resultó el sombrío solo de clarinete en la introducción del Andante ma non tropppo - Allegro energico, antes del intenso ataque del tema principal. Slatkin moldeó adecuadamente las tensiones hacia los puntos climáticos, ponderando los tutti orquestales y exponiendo con nitidez los distintos episodios contrastantes. El Andante sedujo por el canto nostálgico de los violonchelos y violines primeros, muy a lo Tchaikovski, evolucionando con pulso firme hacia el vertiginoso clímax central y su elocuente recapitulación posterior. El Scherzo. Allegro discurrió bien articulado tanto rítmicamente como en las filigranas contrapuntísticas, claramente ejecutadas por las distintas secciones de la orquesta.

El Finale. Andante – Allegro molto fue el punto de máxima intensidad de la sinfonía. El carácter trágico del comienzo dio paso a los distintos episodios que lo conforman, preparando el grandioso desenlace final, de expansiva sonoridad, plenitud dramática y magnitud sinfónica.

Leonard Slatkin logró un gran resultado artístico, trabajando en profundidad con la Orquesta Sinfónica de RTVE, con quien mostró una gran empatía y correspondencia. La formación, cohesionada y vibrante en sus interpretaciones, con muy notables intervenciones de sus solistas y en total connivencia con el pianista y director, demostró que, cuando todo confluye, como ocurrió en esta especial ocasión, los resultados son, sencillamente, excepcionales.

Juan Manuel Ruiz

 

Joaquín Achúcarro, piano

Orquesta Sinfónica RTVE / Leonard Slatkin

Obras de McTee, Chopin y Sibelius.

Teatro Monumental, Madrid. 03/11/23.

 

Foto: Achúcarro y Slatkin saludan al público, junto con la Orquesta de RTVE.

310
Anterior Crítica / Icono Goldberg - por Juan Gómez Espinosa
Siguiente Crítica / S.D.G. - por Luis Mazorra Incera