Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / Quinteto de viento en modo clásica y en modo jazz - por Jerónimo Marín

Berlín - 05/05/2022

Todos los teatros de ópera suelen compaginar las representaciones escénicas con otras actividades, normalmente conciertos sinfónicos, de cámara o recitales. Y para estas actividades extras suelen emplear los lunes, días de supuesto descanso de todo el personal que está a pie de escenario en un teatro; y ello es así porque la amplia plantilla orquestal permite organizar que haya algún momento en que se pueda ensayar estos conciertos sin demérito de las funciones operísticas o de ballet.

El concierto de cámara nº8 de la programación en la Ópera Unter den Linden lo ofreció en la Sala Apolo el Quinteto de Viento de la Orquesta Staatskapelle, y, bajo el subtítulo ‘Tesoros de Schumann’, no piensen que es un simple ‘bolo’, o sea, un par de ensayos, encajamos todo y arreando, porque este Quinteto de Viento está consolidado desde hace más de una década, ofreciendo enseñanza en cursos de verano, y con una trayectoria donde, una vez interpretados las principales obras para esta formación escritas, encargan obras nuevas y arreglos de otras obras.

Prueba de ellos es este original programa, donde la única obra pensada para quinteto de viento es el Quinteto de viento en DoM Op.79 de August Klughardt (1847-1902), músico sólido de amplia trayectoria que merece una oportunidad. En la primera parte tocaron como primicia un arreglo de las Escenas de niños Op.15 de Schumman de Matthias Kreher, y las Cinco piezas en estilo popular Op.102 de Schumann para clarinete y piano, donde Heiner Schindler demostró todas las posibilidades dinámicas del instrumento, con un sonido bello.

Y para la segunda parte se les unió el Querbeat-Jazzaquartett Leipzig, con los hermanos Raschke al acordeón y percusión, más piano, Philipp Frischkorn, y contrabajo, Carl Christian Wittig, para interpretar las seis piezas para quintento de viento y cuarteto de jazz que bajo el título Von Frendem Ländern und Menschen, que es el título de la pieza inicial de las Escenas de niños de Schumann, ha compuesto Frank Raschke (1964), compositor y acordeonista, y que forma parte de un proyecto de colobaración entre ambas agrupaciones surgido en los últimos años, con pandemia incluida entre medias. Frank Raschke es un compositor atrevido y con ideas sumamente originales en cuanto a la transformación de melodías, y a su vestimenta sonora entre todos los vientos.

La sensación de divertimento atraviesa toda esta música, con momentos de virtuosismo en estilo jazz (siempre escritos, no improvisados), para cada uno de estos instrumentos, algunos aparentemente tan alejados del jazz como el oboe, la trompa y el fagot - ¡qué fantásticos músicos son todos ellos! - salpimentado con citas de melodías clásicas como el aria de la Reina de la Noche, o el comienzo de Also Sprach Zarathustra, guiños que todos los asistentes captamos con risas cómplices.

Que se viera a los propios músicos disfrutar de estas seis piezas no hizo sino acrecentar el placer de escucharlas y verlos en directo.

Jerónimo Marín

 

Quinteto de viento de la Staaskapelle de Berlín.

Querbeat-Jazzaquartett Leipzig.

Obras de Schumann, Klughardt y Raschke.

Sala Apolo, Ópera Unter den Linden, Berlín (25-04-22)

 

Foto © Jerónimo Marín

156
Anterior Crítica / Premio Jaén: la excelencia del joven pianismo - por Verónica García Prior
Siguiente Crítica / Scéne lyrique de aromas modernistas - por Ramón García Balado