Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / Pompa y ceremonial británico para cerrar el año - por Juan Francisco Román Rodríguez

Las Palmas de Gran Canaria - 19/12/2023

Crítica / Pompa y ceremonial británico para cerrar el año - por Juan Francisco Román Rodríguez

Como último concierto de abono del año 2023 la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria y su titular Karel Mark Chichon nos ofrecieron un variado programa vertebrado por el hilo conductor de la exaltación ceremonial británica, extremo que si bien no se cumple en todas las obras, evidentemente no en las dos piezas con solista o la fantasía sobre Greensleeves de Vaughan Williams, crea un hilo conductor que dotó de cierta unidad a un programa tan diverso como agradecido para el oyente.

Se presentaba por primera vez en la isla el chelista Narek Hakhnazaryan. De sonido suficiente en volumen y proyección, hermosísimo en todos los registros, es un intérprete sensible, de pulido fraseo y excelente musicalidad, tanto en las Variaciones Rococó de Chaikovski, con una afinación algo imprecisa en las primeras variaciones que pronto subsanó, deleitándose especialmente en las dos líricas variaciones lentas y Kol Nidrei de Bruch magníficamente cantado. Chichon y la Filarmónica de Gran Canaria estuvieron cuidadosos para no oscurecer al solista otorgándole amplio margen de juego.

Arrollador el bis ofrecido, Lamentatio de Giovanni Sollima, en memoria del millón y medio de víctimas del genocidio armenio de 1915, donde Hakhnazaryan tocó y cantó con igual comodidad.

En el resto del programa escuchamos 3 conocidas marchas británicas: las elgarianas, Marcha Imperial y Pompa y Circunstancia nº 4, junto a The British Grenadiers - Patrol March de Thomas Arne en arreglo de Stanford Robinson, todas con las dosis justas de marcialidad militar y exaltación lírica, con algunas gotas de desparpajo en la de Arne. Una delicadamente fraseada Fantasía sobre Greensleeves de Vaughan Williams donde se pudo apreciar el buen estado de la sección de cuerdas y de los solistas de madera de la orquesta y la Variación IX Nimrod de las Variaciones Enigma de Elgar de admirable inicio en pianísimo que alcanzó el climax demasiado pronto dejando en el oyente una sensación agridulce de promesa no cumplida, pusieron fin a la participación exclusivamente orquestal.

Junto al Coro de la Filarmónica de Gran Canaria nos ofrecieron Hallelujah del Mesías de Handel y Ave Verum de William Byrd, correctamente entonadas por el coro pero de trazo excesivamente grueso y estilísticamente desenfocadas. Mucho más centrado el celebérrimo himno ceremonial Jerusalem de Hubert Parry en orquestación de Elgar, aunque la mejor interpretación conjunta de coro y orquesta vino con el himno ” I was glad when they said unto me” de Hubert Parry en orquestación de Gordon Jacob, escuchado en todas las coronaciones de los reyes británicos desde Eduardo VII en 1902, que nos mostró a un coro exultante, empastado, brillante y seguro en los escarpados agudos, respaldado por una orquesta opulenta de la que destacaron las impecables 4 trompetas ceremoniales de fanfarria situadas en uno de los palcos laterales del escenario.

Juan Francisco Román Rodríguez

 

Narek Hakhnazaryan, cello.

Coro y Orquesta Filarmónica de Gran Canaria / Karel Mark Chichon.

Obras de Elgar, Chaikovski, Bruch, Handel, Byrd, Vaughan Williams, Arne/Robinson, Parry/Elgar y Parry/Jacob. 

Auditorio Alfredo Kraus. Las Palmas de Gran Canaria.

107
Anterior Crítica / ¡Más Mahler, por favor! - por Enrique Bert
Siguiente Crítica / Carmen Buendía: Exultate Jubilate - por Ramón García Balado