Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica - “Música entre amigas” - Rosa Torres-Pardo (Teatro de la Zarzuela)

Madrid - 11/02/2019

Hay artistas que se miden por la calidad de su talento. Si a ese talento añadimos curiosidad e inquietud intelectual, calidez humana y generosidad profesional tenemos un nombre, la pianista Rosa Torres-Pardo.

En 2017 Rosa Torres -Pardo recibió el Premio Nacional de Música y el jurado apoyó su decisión en ‘su extraordinario trabajo de difusión de la música española como intérprete, recuperando repertorio y apoyando especialmente a los compositores españoles’, y en la ‘versatilidad de sus proyectos, que aúnan varias disciplinas…’.

Un año después, el Teatro de la Zarzuela ha homenajeado a Torres-Pardo organizando un concierto que, antes que monumento al ego de la artista, se convirtió en un recorrido emocionante por su carrera y su vida, jalonada de aventuras musicales traducidas muchas veces en la relación personal y profesional con diversos artistas.

Y quizá porque el poder femenino está moda, pero sobre todo porque el talento no se fija en géneros, el concierto del martes pasado se tituló 'Música entre amigas', y fue el gozoso reencuentro de ocho talentos en clave femenina. Ya había advertido en la rueda de prensa de días anteriores la propia Torres-Pardo que se trataría de un espectáculo ‘para recordar, como versos perdidos por el camino que aunará aspectos musicales y teatrales’.

Por el escenario de la calle Jovellanos pasaron la mezzosoprano Marina Pardo, la soprano Ruth Rosique, la bailaora Patricia Guerrero, la cantaora Rocío Márquez, la actriz Lucía Álvarez, la actriz y cantante Clara Muñiz, y Ana Belén, esta vez en su faceta de cantante. Con todas ellas ha trabajado o colaborado de diversas maneras Torres-Pardo, y a cada una de ellas acompañó la pianista ilustrando momentos vitales y profesionales de su propia vida, que ella misma se encargó de recordar, en unas intervenciones entre piezas, en las que al principio algo titubeante, y luego con la seguridad del calor del público y del espectáculo bien hecho, fue desgranando vivencias personales, pero sobre todo aventuras profesionales que son inseparables de su personalidad artística: el afán por romper las fronteras entre géneros musicales y teatrales, la lucha por reivindicar a los grandes músicos españoles…

En la rueda de prensa mencionada dijo Torres-Pardo una frase que la define con acierto: ‘Me gusta salir de la música clásica porque me ayuda a comprender el mundo que me rodea’.

En la Zarzuela hubo el otro día un poco de todo, desde barroco a tango, teatro y danza, flamenco y cabaré. Arte por los cuatro costados, que brilló especialmente en la danza española de Patricia Guerrero, el genio de Rocío Márquez y el desparpajo de Clara Muñiz, siempre magníficamente acompañadas por las teclas de Torres-Pardo; Quizá no sea casualidad que ese brillo luciera más en los momentos musicales en los que más claro se refleja cómo el arte y la plástica de lo popular sublimados por creadores de altura dan a luz verdaderas obras de arte.

Vivimos breves instantes de su trabajo: con la cantaora Rocío Márquez, con la que ha ofrecido distintos espectáculos; con Patricia Guerrero, con quien ha interpretado varias veces el Fandango del Padre Soler; con la actriz Lucía Álvarez, que recitó una pieza de Lorca; con Ana Belén, recordando un recital con textos adaptados por Luis García Montero. Con Ruth Rosique sonó la música exquisita  de R. Hahn, y con Marina Pardo interpretó a Bach, un recuerdo de tertulias hogareñas y de esas jornadas en Robles de Laciana, auspiciadas por el pintor Eduardo Arrroyo, donde las disciplinas artísticas se difuminaban para enriquecer a todos. Y con su hija Clara Muñiz, con quien tiene "muchas cosas que hacer juntas", estrenaron una obra de Ricardo Llorca, Steak Tartar, escrito expresamente para ella, recitativo cantado de tono bufo que hizo las delicias del público.

Concluyó el recital Rosa Torres-Pardo con un bis al piano en solitario, interpretando ‘Oriental’ de las Danzas Españolas de E. Granados, el culmen emocionante de un concierto irrepetible.

Blanca Gutiérrez

Rosa Torres-Pardo, Marina Pardo, Ruth Rosique, Patricia Guerrero, Rocío Márquez, Lucía Álvarez, la Clara Muñiz, Ana Belén.
 Teatro de la Zarzuela, Madrid.

724
Anterior Crítica - Desafío dispar (Sinfónica de Madrid - Pablo Heras-Casado)
Siguiente Crítica - La Fura dels Baus y Debussy, un perfecto matrimonio (Valladolid)

Selector de temas