Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / Música Antigua y más - por Juan de Vandelvira

Úbeda / Baeza - 11/12/2022

Con el fin de año natural llega uno de los más esperados festivales españoles, el Festival de Música Antigua de Úbeda y Baeza (FeMAUB), y conviene no dejarse engañar con el nombre de “festival”, porque dentro de este concepto se aúnan varios ciclos: el Vandelvira que se expande por todo Jaén en un verdadero esfuerzo de colaboración con la Diputación y las instituciones religiosas hasta alcanzar a treinta poblaciones que por primera vez acceden a este tipo de conciertos, y con joyas auténticas en su programación como la Misa nº 3 de Manuel García en recuperación histórica del Numen Ensemble y su director invitado Jerónimo Marín; los conciertos pedagógicos, el Congreso Internacional Musicology and Festivals: Latin American and Iberian Perspectives, y el ciclo principal que tiene como núcleo el largo puente de diciembre con 16 conciertos entre el 2 y el 11 de diciembre.

Bajo el lema Crossover – Cruces en la Música Antigua, sugerente idea que atraviesa el Festival y que propone la actualización de la música antigua y su mezcolanza con otros estilos, Serendipia Ensemble, joven grupo comandado por los flautistas de pico Rita Rodríguez y Moisés Maroto, ofrecieron en San Lorenzo una atractivo itinerario musical teniendo como telón de fondo La Vida es Sueño de Calderón el día 3 a media tarde; y esa misma noche -la buena costumbre es 3 conciertos diarios- Moisés Sánchez Invention Trio, sin lugar a dudas toda una personalidad del jazz, convenció al público del Hospital de Santiago ubetense del atractivo de trasladar las invenciones bachianas al jazz, cada una con su carácter distinto, en un proyecto que desde que se estrenara en la Fundación Juan March le está dando muchas satisfacciones tanto al autor como a todo aquel que lo escucha.

Syntagma Musicum, grupo local con un variado repertorio dancístico, nos propuso un recorrido tanto físico -íbamos de palacio en palacio- como musical por las músicas del Renacimiento, con un guiño con su adaptación de Eleonor Rigby de los Beatles en forma de gallarda.

El día 5 asistimos al espectáculo de Delirium Musica & La Floreta, donde cinco instrumentistas y 3 bailarines nos deleitaron con saraos, bailes y minuetes en tiempos de Felipe V, ataviados los bailarines con trajes de época.

El día 6 en San Pablo tuvo lugar por la mañana la interpretación de la Missa Mille Regretz a seis voces de Morales, en un programa dedicado íntegramente al repertorio que aparece inventariado como perteneciente a la Sacra Capilla de El Salvador de Úbeda, y en el que se incluyen también unos Versos de sexto tono de Gil de Ávila y motetes de Andreas de Silva y Nicolás Gombert; Capella Prolationum & Ensemble La Danserye ofrecen una perfecta recreación de cómo se debía interpretar esta música allá en la segunda mitad del s.XVI: todos cantando y tocando mirando una única partitura colocada en el facistol, la partitura en la notación del s.XVI, nada de transcripciones, los instrumentos, o bien doblando a las voces, o bien a solo en una de las voces por ausencia de los cantores, uno de los cantantes ejerciendo de director musical con solo el alzar y dar de su brazo para mantener el tempo…. Y el añadido de afinación y empaste excelentes, lo que unido al entorno eclesíastico y la acústica con su justa reverberación, hizo de este concierto uno de los puntos culminantes del Festival.

Ese mismo día 6 por la tarde, otro ejemplo de fusión, en este caso música antigua y música popular, con un modélico programa del Ensemble La Chimera, donde a través de las músicas nos contaron la travesía de los emigrantes italianos a Argente con la colaboración de los grandes cantantes Pino de Vittorio, Maximiliano Baños y Debora Troìa.

Por último, nuestra despedida del Festival fue con el magnífico concierto del día 7 en el más bello de los escenarios posibles, la Sacra Capilla de El Salvador, donde Stile Antico, laureado conjunto británico sin director, y con tan solo 12 voces, entre las que se encuentran las hermanas Ashby, dos sopranos y una contralto, que ha llevado a sus más altas cotas la interpretación de la música del Renacimiento, homenajeó al abulense Sebastián de Vivanco, que fuera maestro de capilla en Lérida, Segovia, Ávila y Salamanca, por el cuarto centenario de su fallecimiento con una serie de motetes de su publicación de 1614, y William Byrd, el más famoso compositor inglés de la época Tudor y del que en 2023 celebraremos su cuarto centenario también. Es de agradecer que Stile Antico se saliera de su programación habitual incluyendo al compositor hispano. El grado de compenetración, afinación pura y expresividad es tal en Stilo Antico que, como colofón a nuestra estadía en Úbeda y Baeza, nos asegura la vuelta en la siguiente edición.

Juan de Vandelvira

 

XXVI Festival de Música Antigua Úbeda y Baeza

Diversos escenarios, Úbeda y Baeza

02 al 07-12-22

 

Foto: La clausura despedida del Festival fue con Stile Antico, laureado conjunto británico que homenajeó al abulense Sebastián de Vivanco / © FeMAUB

173
Anterior Crítica / Alagna, un tenor mediático - por Ramón García Balado
Siguiente Crítica / Un Bach excelente inauguró la Navidad - por José M. Morate Moyano