Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica - Mujeres en la música (The London Music N1ghts)

Madrid - 17/06/2019

En la planta alta del Café Comercial se ha dispuesto una sala con un pequeño escenario y mesas alrededor donde los asistentes pueden escuchar música mientras degustan una copa de ginebra londinense. Un formato de concierto singular que permite cercanía y comunicación entre los artistas y el público.

Las protagonistas de este concierto tienen una larga trayectoria de compromiso con la música compuesta por mujeres. Añaden a esto otros valores como el medio ambiente y la sostenibilidad. Aunque ambas viven y trabajan en New York, son frecuentes sus paseos por Madrid con propuestas novedosas y de gran interés enmarcadas en el proyecto Mujeres en Música. Antes del concierto Isabel Pérez Dobarro anunció que lo que íbamos a oír es un diario internacional e intergeneracional entre mujeres músicas. También estaría presente el medio ambiente como tema de algunas de las canciones.

Comenzaron con dos piezas  de  Anne Phillips que, en un romántico ambiente se pregunta What are we doing to our world? (¿Qué estamos haciendo a nuestro mundo?). A manera de preámbulo  las intérpretes mostraron aquí sus cualidades musicales, solventes, inteligentes y atractivas.

La segunda autora del programa fue Diana Pérez Custodio, con una obra estrenada no hace mucho en el Instituto Internacional de Madrid: Ostinato Rap 02. Se trata de hablar de amor. Comienza la pieza con unos versos de Cervantes que la cantante interpretó como un canto llano mientras la pianista frotaba un cuenco tibetano, y a continuación rapeó unos versos de Shakespeare acompañándose con una pandereta. La pianista produce algún sonido manipulando en la cordera. Sorprendente y atrevida esta pieza que precisa de cierto montaje escénico.

Cervantes volvió de la mano e imaginación de Mercedes Zavala con una obra para piano solo: Sansueña, exilio para piano. Los exilios de Zavala son piezas que provienen de otras compuestas para mayor plantilla y que la compositora manipula para independizarlas. El lugar donde imagina estar es Sansueña, la ciudad que aparece en El Quijote como algo legendario o soñado y que representa a la España aborrecida y a la vez querida. La compositora utiliza el piano como objeto sonoro utilizando técnicas expresivas que necesitan un intérprete familiarizado con ellas, como así nos demostró Isabel P. Dobarro.

A continuación, regresó el dúo voz y piano con una obra de Mary Ann Joyce: The Raven Himself is Hoarse. Sobre un texto de Macbeth de Shakespeare, la compositora pretende expresar el mal, la crueldad, la locura. El resultado es un drama lírico muy operístico e impactante interpretado magistralmente.

Continuó el programa con Ser y Tiempo, para piano solo,  pieza compuesta por Consuelo Díez. Se inspira en los escritos del filósofo Martin Heidegger y busca efectos tímbricos en el piano. Utiliza la compositora clusters, resonancias y golpes sobre el pedal. La escritura fluctúa entre lo estático y lo vertiginoso definiendo las dos partes que la autora plantea, una primera de ambiente misterioso y la otra rauda y nerviosa. Una referencia a Clementi relaciona esta pieza con el período en que Cervantes vivió en Italia antes de viajar a Lepanto. Es esta pieza una muestra de las capacidades intelectuales, artísticas y musicales de la compositora.

De Alexa Babakhanian se interpretaron Las Damas de Don Quijote. La autora quiere poner voz a las mujeres que aparecen en el Quijote, para ello inventa los textos y les pone música. Pretende reflejar un virtuosismo extravagante. Son ocho canciones en que pudimos escuchar diferentes estilos de escritura y en las que en muchos momentos aparecen todos los gestos tanto vocales como pianísticos de la canción española, incluyendo un zapateado que realizó con éxito Anna Tonna. Para sorpresa de los asistentes entró en escena un actor ataviado de negro portando una marioneta que parece el escritor, Cervantes, sentado en una mesa y escribiendo. Esta “aparición” dio al concierto cierta teatralidad arrastrando al oyente a los mundos de fantasía propuestos tanto por la compositora como por las intérpretes.

Para concluir,  Anna Tonna e Isabel Pérez Dobarro interpretaron una obra de Sonia Megías: El Aria de Gea. Esta es el X movimiento de la Cantata Somos Naturaleza, un encargo del Aula Social del Teatro Real, música compuesta sobre textos de la actriz Eva Guillamón. La cantata fue estrenada en 2017 con Rosa Torres Pardo como solista (Gea) y Clara Muñiz como narradora (Luna). 

Mujeres en la Música, que ya no necesitan demostrar nada. Su grandeza, inspiración y sabiduría están al más alto nivel artístico. Registro al que han llegado gracias al tesón y arduo trabajo de todas las que nos deleitaron en este concierto, compositoras e intérpretes.

Sol Bordas

THE LONDON MUSIC N1GHTS II, Café Comercial, Madrid
Anna Tonna & Isabel Pérez Dobarro

Obras de  Anne Phillips, Diana Pérez Custodio, Mercedes Zavala, de Mary Ann Joyce, Consuelo Díez, Alexa Babakhanian y Sonia Megías
10 de junio 2019
Concierto de clausura del ciclo con el patrocinio de La Fonoteca y The London nº1.

1259
Anterior Crítica - Sublime Misa en si menor (Herreweghe & Collegium Vocale Gent)
Siguiente Crítica - Un festín de lo español (OSCyL)