Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica - Merecido éxito de Lucía Marín en un concierto ‘de miedo’ (ONE)

Madrid - 05/11/2019

El 3 de noviembre la directora jienense Lucía Marín debutó al frente de la ONE, en el primer concierto  del ciclo ‘En familia’ de la temporada 19-20. Una ocasión especial, en la que el título del programa: HALLOWEEN ¿QUIÉN DIJO MIEDO? describe bien la jornada festiva que disfrutamos en la sala sinfónica del Auditorio Nacional de Madrid. Contó Marín con la colaboración inestimable del actor Miquel Rellán, como narrador (y autor) de un relato que articuló los 60 minutos del concierto. 

Lucía Marín  está detrás de la idea de este concierto, seleccionando los nueve fragmentos musicales que sonaron la mañana del domingo, obras de Humperdinck, Mussorgsky (por partida doble), Gounod, Berlioz, Wagner, Ravel, Saint-Saëns, y Offenbach, mientras que Miguel Rellán es autor del texto que fue desgranando entre pieza y pieza, un relato de fantasía con un final sorprendente, y un tema de actualidad, el acoso escolar. Las piezas musicales, algunas marcadamente programáticas (Una noche en el Monte Pelado, de Mussorgky, o la Danza macabra de Saint-Saënt) tocaban temas como la muerte, la brujería, lo macabro, en un recorrido al que el texto de Rellán dotó de expectación e interés. El gran actor enganchó al público con su carisma y cercanía.

Un concierto que, pese al ambiente festivo, la orquesta afrontó con la misma profesionalidad que cualquiera de los que forman su temporada convencional. La música seleccionada por la directora no tenía un carácter ‘infantil’ o ‘popular’, aunque alguna de las piezas son muy conocidas y apreciadas por los aficionados (como el Preludio y muerte de amor de Tristán e Isolda de Wagner, o la Pavana por una infanta difunta de Ravel). Porque divulgar no es sinónimo de banalizar. Un programa breve, para no cansar a los oyentes más jóvenes que llenaron el Auditorio. Y digo con propiedad cansar, no aburrir, porque el único hándicap de los niños como público está en su propia naturaleza: cualquier padre o madre sabe que es muy difícil mantener la atención de un niño mucho rato seguido, aunque les guste lo que estén haciendo.

Dentro del hecho de que Marín procuró no perder esta atención de su público más joven (podía, quizá, en algún momento, como en Wagner o en Ravel, haber matizado más ciertos pasajes) logró que la ONE sonara suntuosa y brillante, acorde con el carácter de casi todos las piezas seleccionadas. Y sobre todo, logró conectar con el público, con una interpretación efectista y empática, asumiendo el papel de una bruja buena haciendo magia con su varita (espero que la directora me perdone este símil, que me vino a la cabeza ante el título del concierto). Tiene Marín un gesto amplio y seguro, y una fuerza elegante que transmite a los músicos, a los que parece no imponerse, sino guiar con firmeza.

El público, compuesto casi todo por familias con niños de muy diversas edades, celebró el final del concierto con grandes aplausos, tanto para la directora como para Miguel Rellán y la orquesta.

Blanca Gutiérrez Cardona
 
Orquesta Nacional de España. Lucía Marín, directora. Miguel Rellán, recitador.
Ciclo 'En Familia'.

Obras de Humperdinck, Mussorgsky, Gounod, Berlioz, Wagner, Ravel, Saint-Saëns, y Offenbach
Sala Sinfónica. Auditorio Nacional, Madrid.

 
723
Anterior Crítica - Planteamientos programáticos
Siguiente Crítica - Jornadas Internacionales de Canto Coral “Ciudad de Borja”

Selector de temas