Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica - Matera, Capital Europea de la Cultura 2019

Piazza San Pietro Caveoso (Matera) - Italia - 06/08/2019

Hay una cantidad enorme de manifestaciones para festejar esta merecida designación de una de las ciudades más peculiares de Italia, cuyos dos enormes ‘Sassi’, antes original refugio para vidas extremamente duras y hoy patrimonios de la humanidad, merecen detenida visita y adecuada reflexión. Precisamente desde el primero (Barisano) hasta el segundo (Caveoso) se organizó durante dos días consecutivos un evento que consistía en una representación itinerante de los siete pecados capitalistas (sic) con participación de los ciudadanos y del coro de la ciudad más solistas e instrumentos tradicionales, y que el director Barberio Corsetti consideró prólogo de la ópera (el ángel y el diablo que conducían la ‘procesión’ observaban la representación lírica desde el macizo Idris que domina la plaza de San Pietro Caveoso, que, retransmitida en directo y diferido, era seguida de pie por mil espectadores).

El marco era por supuesto fantástico y las proyecciones de video sobre el macizo impresionaban aunque no todo era de la misma calidad (lo mejor, los primeros planos con las distintas expresiones de los intérpretes). Sobre una tarima con pocos objetos (que de todos modos necesitaron de una inaceptable pausa luego del famoso ‘intermezzo’ para cambiar de sitio) los cantantes con vestuario apropiado (salvo los dos hombres, y en particular Turiddu, que habría merecido la muerte sólo por cómo iba vestido) entraban y salían entre el público, lo que complacía sobremanera a los asistentes que aplaudieron con fuerza al final.

En lugares abiertos como éste, y sin mucha experiencia en el sonido de una ópera, la amplificación no estuvo a la altura del acontecimiento y el mayor damnificado fue el tenor, pero tampoco la orquesta del San Carlo napolitano, que es buena, pudo ser apreciada del todo, y eso que la dirección de Valcuha fue de las buenas. Muy bien el coro del mismo Teatro (más el de los ciudadanos de Matera antes citado) preparado por Gea Garatti Ansini.

Los cantantes estuvieron entre bien y muy bien. Interesante la Lola de Martinucci, a la que habría que ver en papeles más importantes; bien la Lucia de Smimmero, cuya presencia en los escenarios italianos es cada vez mayor. Alfio es un personaje rudo y que en principio sólo necesita de un canto generoso sin mayores matices ni sutilezas actorales ni vocales, lo que lo vuelve ideal para Gagnidze. Aronica, pese a las condiciones acústicas, demostró que puede ser un Turiddu válido, expresivo y valiente.

La mejor fue la Santuzza de Simeoni, aunque algunos la encontraron demasiado elegante y musical. Como yo no creo que ni este ni ningún rol esté hecho para ser gritado en los agudos o desgarrado en los graves considero esos ‘comentarios’ un cumplido a una artista seria, que ha añadido este personaje sólo recientemente en Nápoles, de donde proviene el espectáculo.

Jorge Binaghi

Veronica Simeoni, Roberto Aronica, George Gagnidze, Agostina Smimmero, Leyla Martinucci.  Orquesta del Teatro San Carlo (Nápoles) / Juraj Valcuha. Escena: Giorgio Barberio Corsetti. Cavalleria rusticana de P. Mascagni.
Piazza San Pietro Caveoso, Matera.

Foto: Representación de Cavalleria rusticana en la de plaza de San Pietro Caveoso, seguida en directo y de pie por mil espectadores.

554
Anterior Crítica - Josué Bonnín de Góngora
Siguiente Crítica - JOSCAN = YES WE CAN (Festival Internacional de Santander)

Selector de temas