Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / Lucha y triunfo de la Libertad contra la Tiranía (OSCyL)

Valladolid - 14/10/2020

En 1788 Goethe estrenó su drama Egmont y sintió que el mensaje llegaría mejor si fuese  acompañado por la música. J. Hartl, Director del Hofteather de Viena, le hizo caso y se la encargó a Beethoven quien, entre Octubre de 1809 a Mayo de 1810, contento de que su ideario personal coincidiese con el texto de Goethe, escribió su Op. 84, Música incidental para solo de voces y orquesta, que se estrenó en Junio a satisfacción del propio Goethe.

En el año del compositor, la Orquesta Sinfónica de Castilla y León en su Auditorio y con las estrictas medidas de seguridad sanitaria pertinentes, ha querido sumarse a la celebración programando esa Música íntegra para su 2º de abono, en versión dramática para Concierto de C. M. Sañudo, el actor F. Tejero como narrador, la soprano Eugenia Boix como Clara y Andrés Salado como Director invitado para las cuatro sesiones que se sirven del programa, a fin de cumplir con la restricción de aforo. Asistimos a la 3ª, con la capacidad permitida al completo.

Dramaturgia sencilla con Clara de negro como reflejo del pueblo sojuzgado, el narrador de traje claro sin corbata como luz de libertad y un texto aceptable y bien leído que, sin ser el de Goethe, ayudaba a que el público entendiese de qué iba el argumento que la música comentaba. Nos hubiese cuadrado más una voz más profunda que la de Tejero para ese papel, pero cumplió correctamente con lo que se le encargó, al igual que la soprano, ambos amplificados, que cantó con buena técnica lo escrito, algo corta de variedad expresiva pero acorde con la que el Director impuso, que no llegó a profundizar las emociones que texto y música contienen pues, aunque este Op. 84 completo se programe poco (excepción hecha de su muy conocida Obertura), tiene mérito y dificultades suficientes que no llegaron a mostrarse, especialmente en lo emotivo.

Andrés Salado planteó una visión más cercana a lo lírico que al conflicto libertad-tiranía y al drama personal de dos seres que pierden no sólo sus vidas, sino el disfrute de su amor y sus sueños. Ya en la Obertura, resumen perfecto de lo que va a pasar después, lento y oscuro de opresión, lo heroico de la revuelta popular y brillante victoria final de la liberación presentida por el héroe, en Fa m. junto con el lied Redobla el tambor que pasa a mayor en la Sinfonía de la Victoria final reafirmando el triunfo de manera entusiasta, faltó esa chispa y vigor en los brío y vivace pedidos, que no surgen del volumen sino de la intención con que deben abordarse.

La OSCyL estuvo muy bien de sonido, como viene mostrando últimamente, con cuerdas compactas en el unísono que el autor acota Muerte de Egmont; oboe, flauta y flautín destacados en el larghetto en Re m. La muerte de Clara y en el Lied I; bien la trompeta, a quien debió otorgarse un punto más de protagonismo, pues Beethoven centra en ella el doble papel de Libertad de la tierra natal y guirnalda que en su sueño corona a Egmont. El Lied II Bienaventurada y llorosa, en La M., manejó mejor sus dos secciones: la madre urga a Clara su boda no deseada con Brackenburg y la declaración del confiado Egmont. El resto de solistas cumplieron también con pulcritud. Sólo faltó el canto de Egmont Dulce sueño en su celda y unas voces de los guardias Oigamos, oigamos, cuando el tambor lo despierta.

Recapitulando, interés en conocer esas 10 piezas que Beethoven incluye en su música programática para el Egmont de Goethe y corrección en la versión propuesta aún carente de esa pasión y emoción precisa, sólo intuida en los certeros redobles de los tambores en la marcha del héroe al cadalso. El poder de la música, ganó el aplauso repetido del público a todos los intérpretes.

José Mª Morate Moyano

Eugenia Boix, Fernando Tejero, Carlos Sañudo, Orquesta Sinfónica de Castilla y León / Andrés Salado.

Egmont, op. 84, de Beethoven

Sala sinfónica “Jesús López Cobos” del CCMD, Valladolid

Foto: Eugenia Boix, Fernando Tejero y Orquesta Sinfónica de Castilla y León con Andrés Salado.

283
Anterior Crítica / La lírica se reencuentra a sí misma (Festival IKFEM)
Siguiente Crítica / Una revolución con todas las de la ley (OCRTVE)

Selector de temas