Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / La Sinfónica de la Región de Murcia impresiona en Torrevieja - por Antoni Jakubowski

Torrevieja - 17/12/2021

En una atmósfera previa a la Navidad están sucediendo relativamente muchos acontecimientos en lo que respecta a la música. Es una buena tradición compartir la Navidad con unos invitados y cómo corresponde a los anfitriones de nivel, esta vez hemos podido disfrutar de la fabulosa Orquesta Sinfónica de la Región de Murcia.

Otro aspecto más destacado de esta velada, fue la actuación de bien conocido, popular y querido director de la Sinfónica torrevejense José Francisco Sánchez, está vez cómo director invitado. En compañía de estos artistas, escuchar a los clásicos fue un verdadero placer.

La verdad es que contemplar a los clásicos no decepciona nunca. Para el inicio del concierto especial, fue ejecutada la Obertura de “Las Bodas de Fígaro” de W.A.Mozart, (hace una semana se cumplieron 230 años de su muerte). La Sinfónica de Murcia bajo la batuta de J.F. Sánchez presentó esta  pieza deliciosa en forma excepcionalmente brillante, que desde los primeros compases permitió lucir al conjunto orquestal con una sonoridad exquisita, exhibiendo frescura, sutileza y pureza con una amplia gama dinámica. Lo mismo ocurrió con la ejecución de la siguiente obra, en la cual el solista José Lozano Prior tuvo el protagonismo principal.

Aunque el Concierto para fagot de C.M. Weber forma parte del repertorio obligatorio y preferido de todos los fagotistas, sólo ocasionalmente aparece en las programaciones de las orquestas sinfónicas o  filarmónicas, al igual que las obras compuestas para otros instrumentos de viento y por lo tanto cada ejecución se convierte en una real atracción y aún más todavía, cuando el solista pertenece a los artistas destacados. Los torrevejenses han tenido la suerte de escuchar al fabuloso fagotista José Lozano Prior, guíen con el acompañamiento de la OSRM bajo la batuta del maestro Sánchez, deleitó con una preciosa ejecución. Del escenario sopló un viento con sonoridades clásicas y románticas al mismo tiempo, donde todos los aspectos fueron reflejados en la ejecución de la obra. José Lozano mostró su excelente técnica, musicalidad y talento interpretativo - ventajas que le permitieron exhibir también una amplísima gama de colores sonoros de su instrumento.

Cabe mencionar extraordinario acompañamiento de la orquesta bajo Sánchez, creando una versión de ensueńo. Una linda versión de ”Oblivion” de A. Piazzolla cómo propina, fue el agradecimiento por el sumamente cálido recibimiento del público.

Con una versión llena de entusiasmo y bien controlada, donde la orquesta se movió con mucha precisión de las cuerdas y rotundos tutti, ha sido interpretada la Sinfonía No 7 en La mayor de L.van Beethoven.

El maestro J.F. Sánchez y la Sinfónica Murciana dieron vida a un Beethoven moderno, flexible y sobre todo muy sincero hacia el texto de la partitura. El característico ritmo “amsterdam” del primer movimiento fue presentado con frescura y precisión rítmica, confirmando la personalidad de la interpretación rejuvenecida y maleable. Preciosos pianos y pianissimos de la segunda parte (Allegretto), condujeron a los fuertes y fortísimos de los movimientos rápidos (Scherzo y Finale), manteniendo siempre selectividad de la sonoridad. Fue un Beethoven que fascinó con muchos momentos sumamente preciosos.

La “Séptima” en la ejecución de la OSRM, bajo la precisa batuta de J.F. Sánchez fue presentada con un auténtico abanico de expresiones, sin exaltaciones innecesarias, dejando al público torrevejense impresionado y entusiasmado. El aplauso fue debidamente recompensado con la repetición de la parte final del cuarto movimiento, finalizando esta extraordinaria velada musical de manera realmente brillantísima y perfectamente realizada. Bravi a tutti!

Antoni Jakubowski

 

Orquesta Sinfónica de la Región de Murcia

José Francisco Sánchez, director

Auditorio de Torrevieja

                                           

559
Anterior Crítica / Bruckner-Herbig: una apuesta sobre seguro para cerrar el año - por Juan F. Román
Siguiente Crítica / El anillo sin palabras wagneriano para complacer a todos - por José M. Morate Moyano