Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / La OSCyL Joven se presenta en el Auditorio de Valladolid - por José M. Morate Moyano

Valladolid - 18/07/2023

Creada en este 2023 para aprovechar el talento musical de los Conservatorios de Castilla y León, coronado en el Superior de Salamanca, recoge jóvenes de 19 a 25 años, elegidos entre sus mejores alumnos en cada una de las familias orquestales, con el doble fin de mejorar y ampliar su educación musical e instrumental y servir de vivero para la propia OSCyL, en cuyo seno se acomoda.

Así se ha constituído una plantilla de 93 músicos, que pudieron disfrutar de masterclass con componentes de las Filarmónicas de Berlín y Viena, preparadas por integrantes de la propia OSCyL, y un 1er. Encuentro en Abril dirigido artísticamente por el Titular Thierry Fischer de la misma. Con ello han cubierto el circuito "Plazas Sinfónicas" quee les ha llevado a las 9 provincias de la Comunidad de Castilla y León, dirigidos por David Fernández Caravaca, también joven Director ganador del I Concurso de Dirección para Jóvenes Directores, promovido por Juventudes Musicales de España, celebrado en Valladolid con el apoyo técnico de su Delegación en Valladolid y la misma OSCyL. Como Premio añadido, actuará como Director Asistente de Fischer y Director de la OSCyL Joven durante dos Temporadas.

Su segundo Encuentro de formación y desarrollo ha estado a cargo del actual Director Asociado de la OSCyL, Vasily Petrenko, Titular de la Royal Philarmonic of London y de la Joven Orquesta de la Unión Europea, para montar su programa de presentación en el Auditorio de Valladolid, con un repertorio de alta dificultad: Suite nº 1 de "Romeo y Julieta", op. 64 bis de Prokofiev y Sinfonía nº 5 en Re m., op. 47 de Shostakovich.

Habíamos oído casi exactamente este programa en Marzo a la OSCyL con el polaco K. Urbanski (él sólo hizo 4 de los 7 números de la Suite 1, esta vez íntegra, unidos a 5 de la 2ª  y 2 de la 3ª), con excelente resultado.

Petrenko en estas músicas es aún más maestro de lo que habitualmente es y además, le vimos muy implicado con los jóvenes, que le dieron todo su entusiasmo, atención y nivel instrumental para seguir todas sus exactas indicaciones de ataque, dinámica, ritmo y agógica, servidas con su claridad meridiana en el gesto y autoritas, sin perder nunca la elegancia ni la energía precisa para mantener lo que pretende en su planeamiento general de la partitura.

Con todo esto, el resultado final resultó magnífico; hubo algún problema, sobre todo en La muerte de Teobaldo de la Suite de Prokofiev, donde los violines hubieron de superar la dificultad de la escritura propuesta pero, ayudados por el Maestro y el buen concertino, mantuvieron tempo, afinación y limpieza con suficiente dignidad y nivel, como en la anterior Escena en el balcón con Romeo y Julieta. En ambos casos la concertación fue buena como la nota para tuba, bajos de cuerda y trompas. Ya la Danza popular inicial tuvo un ataque preciso con lucido oboe y metales y maderas expresivos, como la flauta en Escena, las calles despiertan, el fraseo y dinámica en Madrigal , la limpieza y talento del trompeta en el Minueto,la llegada de los invitados y la ironía en estilo de Máscaras. Lógicamente las cuerdas agudas están aún faltas de color, pero sí juntas y empastadas, y todos pueden quedar faltos de profundidad, pero la versión resultó más que notable y aclamada por el lleno Auditorio.

Pero aún mucho mejor fue la ofrecida en la de Shostakóvich y su celebración del XX Aniversario de la Revolución de Octubre, probablemente más preparada, en la que Petrenko acertó a discernir lo sentido o burlado del compositor sobre el régimen, seguido por toda la OSCyL Joven con entrega y precisión, hasta lograr que su versión se acercara bastante en calidad a la que dio la profesional en la mencionada de Urbanski.

Estupendas las cuerdas graves en el Moderato; muy bien el timbalero (como en el final) y el concertino (soportando la presión que supone) en el Allegretto; perfecto el oboe, exacto el teclista en su piano y celesta y las arpas en el Largo con unos pianísimos en cuerdas y tutti con calidad y todos muy bien en el tempo impuesto por el Maestro en el Allegro final, algo más non troppo de lo marcado, pero sostenido con una gran energía emitida por el atril y recogida y devuelta con creces por los jóvenes, con trompas y timbal excelentes. Ni que decir tiene que el público reaccionó en la misma medida, sucediéndose ovaciones, saludos y salidas repetidas. Mucho ha sido lo ya logrado y más que nos espera de conseguir con esta OSCyL Joven, si perdura su ilusión y la buena formación ofrecida.

José M. Morate Moyano

 

Orquesta Sinfónica de Castilla y León Joven / Vasily Petrenko

Obras: S. Prokofiev y D. Shostakóvich

Sala sinfónica “Jesús López Cobos” en el CCMD de Valladolid

337
Anterior Crítica / El Teatro Real lleva al Festival de Granada una espléndida Turandot - por Gonzalo Roldán
Siguiente Crítica / Armonia Concertada, de la temperantia renacentista - por Mercedes García Molina