Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / La fiesta del saxofón y Silvestre Revueltas - por Juan Francisco Román Rodríguez

Las Palmas de Gran Canaria - 11/12/2023

Con motivo de la celebración del XIX Congreso Mundial del Saxofón en Las Palmas de Gran Canaria, la organización del congreso y la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria prepararon un programa con el saxofón como protagonista que incluyó el estreno de 3 piezas para saxofón y orquesta compuestas para este certamen, con la particularidad de que en las dos últimas la parte de saxofón estuvo a cargo de los propios compositores, reconocidos saxofonistas.

Tras una primera escucha, las impresiones de los tres estrenos son muy diferentes. La obra del canario Manuel Bonino, Cantos de euforia y nostalgia, en palabras de su autor “un breve divertimento” de unos 6 minutos supo a poco. Partiendo de dos temas contrastantes surgidos de un núcleo común, desarrolla una composición de muy agradable escucha, excelentemente orquestada que incluye unas partes solistas especialmente agradecidas. Mécanique Céleste de Vincent David, de unos 15 minutos, es pieza más compleja y angulosa. Sabiamente estructurada, alterna pasajes acumulativos de gran energía con otros estáticos que sirven de bienvenida distensión, incluyendo una parte solista de virtuosismo desaforado y una orquestación centelleante.

Por último, Axis Mundi de Ernesto Aurignac, estreno de una reducción del concierto original que aun así se dilató sus buenos 25 minutos, incorpora una parte solista de resonancias jazzísticas. Pieza farragosa, de estructura errática y orquestación ampulosa, que impidió la escucha tanto del trío de jazz, con excepción ocasional de la batería, como del propio solista, sumergidos en una infranqueable marea orquestal.

 Impecable David González y la Filarmónica de Gran Canaria en un repertorio donde no existen referencias a las que recurrir. La segunda parte supuso el estreno por nuestra orquesta de La noche de los mayas, sinfonía o suite en 4 movimientos articulada por los directores de orquesta mejicanos José Yves Limantour y Enrique Diemecke a partir de la banda sonora de la película del mismo nombre compuesta por el genial Silvestre Revueltas.

Obra impactante, con resonancias de la música tradicional mejicana desarrolladas con maestría, envueltas en una instrumentación de exuberante colorido y variados ritmos, que el director canario David González expuso con destreza, discriminando las diferentes atmósferas de cada una de las cuatro partes. Sobrecogedor y vehemente el primer movimiento que da nombre a la obra. De carácter claramente danzable la segunda, Noche de jaranas.

La tercera, Noche del Yucatán, es un delicado ensueño caribeño, punteado por una persistente base rítmica, para concluir con la arrebatadora Noche de encantamiento, protagonizada por una amplísima sección de percusión integrada por 8 percusionistas, con pasajes ad libitum. Frente a tanta opulencia no es de extrañar que la batuta se viera en ocasionales dificultades para controlar el volumen sonoro, especialmente de una percusión a la que hubiera venido bien una estratificación de volúmenes más variada.

 

Juan Francisco Román Rodríguez

 

Arno Bornkamp, David Alonso, Vincent David, Ernesto Aurignac, saxofones.

Antonio Perabá, piano. José Antonio Miguel Artigas, contrabajo. Roger Gutiérrez, batería.

Orquesta Filarmónica de Gran Canaria / David González.

Obras de Manuel Bonino, Vincent David, Ernesto Aurignac y Silvestre Revueltas. 

Auditorio Alfredo Kraus. Las Palmas de Gran Canaria.

212
Anterior Crítica / Lo que la música nos enseña - por Luis Mazorra Incera
Siguiente Crítica / Champagne y alegría de vivir - por Francisco Villalba