Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica / La cuadratura del... triángulo (Satélites) - por Luis Mazorra

Madrid - 05/05/2021

La frescura y relativa provocación de Georges Aperghis tuvo en su obra tripartita, Triangle carré, literalmente Triángulo cuadrado, un buen ejemplo. Fue el valiente arranque del concierto del ciclo Satélites de la Orquesta y Coro Nacionales de España que compartieron los grupos Neopercusión y el cuarteto (de cuerda) Kinnara.

A un primer movimiento más en línea con una abstracción reconocible, en cierto modo, “en la tradición”, un segundo movimiento realmente estimulante y desbocado, decir dinámico hubiera sido poco, fue buena prueba de ello. Un tercero no exento ya de cierto sentido del humor con contumaz empleo de técnicas transversales, mayor ambición y espíritu sintético, remató la obra, con notoria presencia percusiva y profusión de nuevo material instrumental en dicha sección.

Obra escrita para trío de percusionistas con instrumentos de cuerda en sus manos, Hommage à trois, fue el estreno de Agustín Castilla-Ávila realizado para este acto. Importación/exportación instrumental para un conjunto, el de percusión, más que curtido en nuevas posibilidades instrumentales, como ya adelantara la obra anterior. Combinaciones como éstas, en las que cierto grado de dramatización para dar sentido, fluidez y extender así la forma, no es ya recomendable sino imprescindible.

El hundimiento del Titanic de Gavin Bryars, fue el plato final. Con tamaño trágico recordatorio titular, quizás no podía ser de otra manera. Libre en su instrumentación y duración, música en vivo y grabada, un interesante relato descriptivo, “experiencial” más que experimental, donde el tiempo y el espacio, reales o imaginados, visuales o auditivos, sensoriales en un sentido amplio, tienen su particella propia. Una particella, de solista además, que interpreta en silencio cada oyente desde su butaca. Todos... en el mismo barco.

Luis Mazorra Incera

Neopercusión y Cuarteto Kinnara / Neopercusión: Rafa Gálvez, Nerea Vera e Iván Ferrer, percusión y nuevos medios, Juanjo Guillém, percusión y dirección. Cuarteto Kinnara: Jone de la Fuente Gorostiza y Elsa Sánchez Sánchez, violines; Alicia Salas Ruíz, viola; y Mireya Peñarroja, violonchelo.

Obras de Aperghis, Bryars y Castilla-Ávila.

OCNE-Satélites. Auditorio Nacional de Música. Madrid.

245
Anterior Crítica / Flujo y reflujo marino (Sinfónica de Galicia) - por Ramón García Balado
Siguiente Crítica / Un Requiem siempre especial (OCRTVE) - por Luis Mazorra

Selector de temas