Música clásica desde 1929

 

Críticas seleccionadas de conciertos y otras actividades musicales

 

Crítica - Juventud, talento y magisterio

Santander - 03/10/2018

En una programación rica en citas sinfónicas de primera magnitud, la presencia en el Festival Internacional de Santander de la JOSCAN (Joven Orquesta Sinfónica de Cantabria) no ha dejado de llamar la atención. El magnífico nivel demostrado en el concierto extraordinario del pasado 12 de agosto no puede dejar indiferente a nadie y permite hablar de un proyecto consolidado pese a su bisoñez que la Consejería de Educación del Gobierno de Cantabria debe mantener en el tiempo y, si es posible, ampliar.

uizás así lleguemos un día a comprender cómo es posible que los ochenta y tres jóvenes de 14 a 26 años que la forman pudieran interpretar con tanta entrega y acierto la Sinfonía nº 2 “Pequeña Rusia” de Tchaikovsky, por poner un ejemplo. Ciertamente, no es la partitura más hermosa del compositor ruso, pero sí permitió apreciar el enorme talento del grupo, el magnífico trabajo realizado con todas las secciones por los diez profesores invitados y, claro está, por la batuta del incombustible Enrique García Asensio, que bien podría incluir entre los mayores logros de su larga carrera un triunfal cuarto movimiento, verdadero prodigio de orfebrería musical. Antes, tuvimos ocasión de escuchar la italianísima obertura de Los esclavos felices de Arriaga, de cuyo aire juvenil participa la propia orquesta, y unas nítidas y ligeras Canciones y danzas para Dulcinea de García Abril, quien, presente en la sala, fue largamente ovacionado por el público.

Darío Fernández Ruiz

Joven Orquesta Sinfónica de Cantabria.
Festival Internacional de Santander. Sala Argenta del Palacio de Festivales

651
Anterior Crítica - Poemario de García Abril por Álvarez Losada
Siguiente Crítica - Elemental, querida Watson